Mi Eugenia Valiente

Houston Rodeo with kids | criandoando

Este post es para Eugenia, lo escribo con la ilusión que algún día lo lea y recuerde lo que es ser valiente: sentir miedo y aún así tener el valor de superarlo.


Esta semana aprovechando las vacaciones de Spring Break y como todos los años, fuimos al Rodeo. El Rodeo es un gran evento en Houston, dura 3 semanas y siempre coincide con el break de primavera. Nos gusta mucho ir, disfrutar las exhibiciones, los animales, la feria y la comida. Este año teníamos la ilusión especial de llevar a Cristobal y saber que le fascinaría ver y tocar muchos animales de la granja, porque él se la pasa nombrándolos  e imitando sus sonidos.

Houston Rodeo with kids | criandoando

Houston Rodeo with kids | criandoando

El Rodeo es tan grande y tiene tantas actividades, que un día no es suficiente para hacerlo todo… pero nunca nos importa demasiado porque sentimos que así siempre hay algo que nos queda por hacer el año siguiente. Hace dos años Ashio se montó en el Toro automático y se mantuvo arriba con su mano en alto mientras la máquina imitaba los bamboleos del Toro y lo hizo como todo un vaquero.

Houston Rodeo with kids | criandoando

El año pasado intentamos que montara ovejas en el Mutton Bustin pero no llegamos a tiempo… Esa era la actividad que queríamos intentar este año.

Yo estaba con mi amiga Joanna y sus 2 hijos, las dos queríamos ver si lográbamos que participaran. Ya habíamos paseado por el área techada, visto los animales y aprendido de fauna y flora de cada región de Texas. Salimos a almorzar y ahora estábamos en la Feria, acabábamos de comprar unos helados que le habíamos ofrecido a los niños desde temprano y cerramos la ronda de postres con una grosería que resultó deliciosa: Nutella frita.

Nos acercamos al pabellón donde se montan ovejas con poca esperanza porque sentimos que se nos había hecho tarde, pero decidimos que al menos para verlo valía la pena. Resultó que había cola para registrarse y venía un show en una media hora. Nos quedamos en la fila y al llegar nuestro turno confirmamos que deseábamos que Ashio, Eugenia y Fede montaran las ovejas.

Resultó que es para niños entre 5 y 6 años o que pesen menos de 60lbs. Ashio y Fede superaban en edad y peso el límite. Joa y yo nos vimos y dimos por perdida nuestra aventura, pero Eugenia me interrumpió diciéndome que ella si podía, por sus 6 años y su peso. Yo le expliqué que Ashio no la acompañaría y asumí que de ser así ella no querría participar sola, pero ella me confirmó que igual quería intentarlo.

Entonces continuamos esperando el turno de llenar el formulario y mientras tanto intentamos un último recurso, suplicarle a la persona que atendía para que aceptara a Ashio y a Fede porque si no lo hacían ahora, no iban a poder hacerlo más… La señora se apiadó de nosotras, y nos dejó continuar para que participaran los 3. Llenamos la planilla, nos dieron un brazalete de inscripción y pasamos al área de espera donde preparan a los niños para la competencia.

Justo antes de entregar a Ashio y Eugenia me di cuenta que Eugenia tenía miedo. Le pregunté y me dijo que estaba nerviosa. Yo se lo noté porque la conozco, pero también le noté la determinación de, a pesar de su temor, querer seguir adelante.

Esperamos que los prepararan con casco y peto y cuando ya estaban listos nos fuimos a buscar puesto para verlos competir. Yo me di cuenta que estar ahi ya preparada le aumentaba el ansia a Eugenia, le noté los ojitos asustados pero le di un beso a los dos, les deseé suerte y me fui a buscar dónde sentarme.

Houston Rodeo with kids | criandoando

Ellos eran de los últimos, porque fuimos los últimos en registrarnos. Mientras esperábamos me sentí feliz que hubiésemos llegado tan justo a tiempo para poder hacerlo, que hubiesen sido flexibles con la edad de Ashio, que pudieran vivir esta aventura y que estuvieran juntos apoyándose en esos minutos en los que yo esperaba para ver cómo les iba.

Conseguimos unos puestos en la primera fila gracias a Cristobal en el coche y a que una señora se arrimó amablemente para abrirnos un poco de espacio. Allí Joanna y yo éramos las asustadas pensando en cómo estarían ellos, la expectativa de no saber bien lo que venía y si ver la prueba de sus compañeros los alentaría y más bien aumentaría el temor.

Comenzó la competencia,  les explico de qué se trata. Montan a los niños en unas ovejas dentro de un curul pequeño en el que ellos la abrazan montados sobre su espalda sin ningún tipo de amarre más que el de sus manos intentando abrazar todo su estómago. Abren la compuerta y la oveja sale corriendo y los niños hacen su mejor esfuerzo por mantenerse arriba… hasta que se caen.

La distancia al piso no es muy grande y el golpe generalmente no es fuerte. Además hay muchas personas pendientes y ayudándolos a levantarse enseguida y un ambiente de fiesta y alegría con un gran público de papás y espectadores aupando a los pequeños competidores.

Primero le tocó a Eugenia, la anunciaron y a mi se me paralizó el corazón. La señora que la anunció pronunció bastante bien su nombre y comentó que era su primera vez, pero que no parecía tener miedo. Yo me acerqué al borde de la barda para tomarle fotos porque sabía que del Rodeo les toman un video que luego uno puede descargarse. Me planté con mi cámara lista para captar a mi Tinga Tinga. Después todo pasó muy rápido y apenas salió comencé a disparar mientras procesaba que su trayecto fue largo y aguantó bastante antes de venirse de lado y caer. Los voluntarios la recogieron rápido, la levantaron y estaba cerca de mí así que pude ver sus lágrimas y su cara un poco afectada.

Houston Rodeo with kids | criandoando

Houston Rodeo with kids | criandoando

Houston Rodeo with kids | criandoando

Houston Rodeo with kids | criandoando

Enseguida vino Ashio que duró menos sobre la oveja pero se levantó solito, rápido y con una sonrisa saludando al público… él estaba muy emocionado y realmente listo para pasar la prueba y ni lo corta de su trayectoria logró opacar su momento.

Houston Rodeo with kids | criandoando

Houston Rodeo with kids | criandoando

Houston Rodeo with kids | criandoando

Finalmete vino Fede que también había tenido un poco de susto por lo desconocida de la prueba, pero lo hizo buenísimo, llegó lejos y aguantó sobre su oveja como todo un vaquero.

Un competidor más y mientras anunciaban que todos los vaqueros y vaqueras lo habían hecho excelente y saldrían a saludar, nos lanzamos a buscar a nuestros hijos en el lugar donde los habíamos dejado preparándose… Ahí estaba Eugenia con los ojos llenos de lágrimas, su ceño fruncido y el brazo de su hermano alrededor de su cuello. Ashio le hablaba y ella se recostaba de él encontrando consuelo en lo que le decía. Yo sonreía de presenciar esa escena.

Houston Rodeo with kids | criandoando

Houston Rodeo with kids | criandoando

Houston Rodeo with kids | criandoando

Cuando por fin le hablé llegué con emoción felicitándolos por su desempeño, por su valentía y ahí Eugenia me interrumpió la celebración para decirme que le dolía en la espalda y de nuevo comenzó a llorar tímidamente. Yo los abracé y enseguida me tuve que mover porque ya venían formándolos para salir a recibir su premio…

Y cuando salieron todos a recibir, además de aplausos, un reconocimiento por su participación,  a Eugenia le fue cambiando la cara y se le fue llenando de un sentimiento de orgullo de haber superado la prueba. Comenzó a saborear la recompensa de su valor y esa sensación que sé que le encanta de lograrlo a pesar de todo.

Houston Rodeo with kids | criandoando

Houston Rodeo with kids | criandoando

Houston Rodeo with kids | criandoando

Houston Rodeo with kids | criandoando

Ella sabía que se estaba metiendo en algo que podía ser complicado y que sin duda le generaba temor, pero a pesar de ese miedo quiso hacerlo porque a sus 6 años de edad ya descubrió que ella prefiere sobreponerse a su miedo, llenarse de valor y al menos intentarlo.

Yo ya sé que eso significa el manejo posterior de sus emociones, su llanto, el posible fracaso, el dolor, o la decepción si no sale victoriosa… pero ahi estoy yo (y esta vez también Ashio) para hacérselo más fácil porque yo también estoy segura que con solo intentarlo y tener la valentía de hacerlo, ¡ella ya es una ganadora!

Por eso hoy escribo para que no se nos olvide que con 6 años eras una niña valiente, para que recordemos que tu determinación te lleva a superar tus miedos, que sepas que me hiciste sentir super orgullosa y que recuerdes siempre que al final te quedaste con la sonrisa de haber logrado lo que querías y con el disfrute de una aventura que te quedará para siempre…

Houston Rodeo with kids | criandoando

Houston Rodeo with kids | criandoando

Houston Rodeo with kids | criandoando

Y antes de irme unas últimas foticos de nuestro día en el Rodeo que si están en Houston no se lo pueden perder!

Houston Rodeo with kids | criandoando

Houston Rodeo with kids | criandoando

Houston Rodeo with kids | criandoando

Houston Rodeo with kids | criandoando

Houston Rodeo with kids | criandoando

^^^ Super cansados después de tooodo un deja en el Rodeo (llegamos a las 11am y salimos a las 7:30pm) Y mi coche City Mini que, después de 8 años con nosotros no me deja morir y aguanta todo, hasta a mis 3 hijos cuando ya no podía dar ni un paso más!

Houston Rodeo with kids | criandoando

Y para quienes lo quieran ver, y para nosotros recordarlo siempre, el video de mi cowboy y mi cowgirl estrenándose montando ovejas!

 

comparte

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *