Nueva vida

image

Llegamos a Houston.

De un día a otro nos cambió la vida.

Así son estas cosas: te anticipas, te preparas, investigas la nueva ciudad, le preguntas a tus amigos, te enteras de amigos que viven allí donde vas y no lo sabías, te alegras de contar con gente conocida…

Pero al final todo cambia en las horas que dura un vuelo en avión y mientras tu paseas por los aires tu vida se transforma y una nueva vida te recibe en el aeropuerto de llegada. El avión aterriza y te das cuenta que estás llegando a un lugar desconocido y paradójicamente es tu casa… Y te toca trabajar para que más temprano que tarde se sienta como tu hogar.

Lo bueno es que estás con las personas con las que quieres estar. Con esas con las que puedes irte hasta es fin del mundo y estar bien. Estamos los imprescindibles!

Lo bueno es que hay mucha incertidumbre pero también mucha ilusion y ganas de conocer, de descubrir y aprovechar todo lo que esta experiencia pueda significar para nuestra familia.

Lo bueno es que sabemos que son muchas las bendiciones y las agradecemos cada día. Tenemos todo por descubrir y podemos revivir esa sensación de cosquilleo en la barriga de expectativa y sopresa que a veces es tan rico sentir de nuevo.

Los Pirulingos se han portado como unos campeones en esta transición, incluso con un viaje a Venezuela en el medio de este torbellino: me ayudaron a abrir cajas, a acomodar y decidir dónde colocar cada cosa, me ayudaron a preparar un nuevo espacio para ellos y se acostumbraron a dormir en él cada noche y decidieron hacerlo juntos y acurrucados para sentirse mejor acompañados…

De vez en cuando extrañan, a veces conscientes, otras sin darse cuenta nombran a sus tíos, su colegio o sus amigos… Pero se los ve felices, alegres, dispuestos… En ellos y en su espíritu está la clave de este proceso… Porque verlos cada día abiertos al cambio, con la mejor actitud y unas ansias infinitas de descubrir y disfrutar me hace recordar cada mañana que es así como quiero vivir esta nueva vida.

Y es así como de nuevo mis chiquitines me enseñan mucho más de lo que pueden decir con palabras!

Y ahora muchas fotos que dicen más que mis palabras!

image

image

image

comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *