Todo el mundo es el hijo de alguien

Una de las muchas maneras como me ha cambiado la forma de pensar y de ver el mundo la maternidad, es que ahora voy por la vida sintiendo y pensando en función de mis colegas: todas las madres y padres del mundo!

Acabamos de terminar de ver la final de American Idol y enseguida mi pensamiento se fue con los padres de ese muchacho, fantaseando con la idea de todo el esfuerzo y dedicación de parte de ellos apoyándolo para verlo hoy triunfar… fantaseando aún más con cómo se sentirían llenos de orgullo y satisfacción! Y cuando el ganador no pudo terminar de cantar la canción luego de ser proclamado y bajó de la tarima precisamente a encontrarse con sus padres, por supuesto me pareció lo más tierno porque yo estaba viendo la situación no en función de quien ganó, sino de sus padres!

Así, cada vez que veo triunfos y gente celebrando: poco pienso en el protagonista, mis pensamiento siempre acompañan a su mamá y su papá!

Lo mismo cuando veo personas sufriendo, pasando por malas situaciones. En las situaciones desafortunadas igualmente mi corazón se estremece de pensar, más allá de quien padece, una vez más, en el dolor de sus padres.

Por eso cuando vi el comercial de P&G dedicado a las madres de los Atletas de la próximas Olimpíadas no pude sino secar las lágrimas que solitas salieron de mis ojos porque ahora mi mente vuela imaginando esas situaciones vividas desde la perspectiva de esa mamá o papá que ven retribuida su labor…

Y por supuesto mi imaginación y mis fantasías se encuentran soñando con mis Pirulingos en situaciones en las que sea yo quien se llene de orgullo y satisfacción! 

Es como si la maternidad fuese un gremio que supera cualquier otro y su principal componente fuese la solidaridad con los demás integrantes…

Es un gremio muy extenso, porque todo el mundo es hijo de alguien…

Y esos “alguien” son mis congéneres, y me siento identificada y totalmente integrada a este nuevo grupo al que pertenezco…

Me siento orgullosa de que haya hijos de “alguien” y ese “alguien” sea yo!

-Andres Ignacio con la medalla del medio marathon de NYC de Ivan, su padrino-

Publicado el 23 de mayo de 2012

comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *