Monthly Archives: Septiembre 2011

Mi hijo no es así

Alguna vez han escuchado a un padre, ante un comportamiento inapropiado de su hijo, decir “él no es así”… Seguramente sí!

He allí uno de mis grandes temores!

Temor no porque crea que no es cierto que muchas veces, precisamente en público, nuestros niños deciden hacer y comportarse de maneras inusuales, generalmente para mal. Sé que es así, lo he vivido con mis hijos y con otros niños que conozco bien…

Mi miedo es ser una madre miope ante los comportamientos de mis hijos y escudarme en el “él no es así”.

Muchas veces juzgamos con facilidad a los padres por aquello que hacen o dejan de hacer con sus hijos, hasta que nos toca vivirlo y experimentarlo en carne propia, porque no es lo mismo ser expectador que protagonista… Entonces, cuando uno tiene hijos o convive muy de cerca un niño, entiende las complejidades y dificultades que suponen muchas situaciones y se vuelve más tolerante y más empático… y entre padres existe un sentimiento de gremio que nos hace sonreír con solidaridad cuando vemos a alguien pasando por esas situaciones complejas que son difíciles de manejar ante la mirada escrutinadora del público. 

El problema es, dónde se encuentra la delgada línea que separa el ser más tolerante y entender, además, que nuestros hijos son personas y no podemos controlar sus malos días; del volvernos demasiado tolerantes justificando lo que no está bien, por comodidad o por no darnos cuenta?

No tengo la respuesta, aún me considero madre muy novata y creo que el tiempo y la experiencia me ayudarán a enfrentar y descifrar muchos de mis temores. Pero tengo la inquietud, y tenerla, al menos me hace distinguir algunos de esos momentos e incluso, a veces, ponerme en otra posición a ver lo que pasa desde otro ángulo…

Háganlo, se sorprenderán. Yo me he descubierto a ambos lados de la línea.

Publicado el 22 de septiembre de 2011

comparte

Home Alone

Esta semana estoy “home alone”, Andres se fue a Amsterdam por el posgrado que esta haciendo y me quedé sola en la casa… sola? sola no, ya no me quedo sola, tengo mis garrapaticas que me acompañan a donde quiera que voy: Andres Ignacio, Eugenia y yo somos inseparables!

Pero me siento “home alone”, como que la casa es para mi y puedo hacer cosas que normalmente no hago… como que tengo “permiso”. Aunque si lo pienso bien, el 80% de mi día es igual si Andres esta o no, claro que la mañana y la noche cambian si él llega (abre la puerta y grita “quién llegó, quién llegó, y Andres Ignacio deja lo que este haciendo y gritando de la emoción sale corriendo a buscarlo… lo hace desde que estaba súper chiquito, antes de caminar gateaba, y antes de gatear se quedaba donde estaba aplaudiendo o moviéndose claramemnte emocionado; así que puede que pronto Eugenia se una a la celebración de la llegada de Papito!) pero la diferencia es más sentimental por lo que técnicamente no me debería sentir así.

Así cómo?

– Como que no me provoca hacer la cama: cuando la que hace la cama soy yo y a la que le gusta hacer la cama es a mí!

– Como que puedo dormir más: cuando no es precisamente Andres el que condiciona que yo duerma menos.

– Como que puedo pasar en pijama todo el sábado: eso sí, ahí sí importa que no esté, pero igual a estos Pirulingos hay que sacarlos a pasear así que…

– Como que puedo echarme a ver una película y comerme un pote de helado: cuando eso lo puedo hacer con él, es más, sería más rico si vemos la película los dos y de paso Andres prepara los mejores helados! 

Pero la sensación está, seguimos nuestra rutina, hacemos lo de siempre pero igual está… debe ser un remanente de mi época de quinceañera, de esa sensación de libertad que se desataba cuando un adulto se iba de la casa, quién sabe…

Andres regresa el domingo, vamos a ver qué le inventamos durante la semana para su “bienvenida”, mientras tanto pretendo aprovechar, aunque sea algunas noches, y darme el gusto de dormir con mis 2 Pirulingos en la cama, acurrucados los 3, justicos en el espacio de nuestra ahora “estrecha” cama queen.

Si nos gusta demasiado lo repetimos cuando Andres regrese, y aunque quedemos apretados, lo incluimos en el plan… 

Publicado el 20 de septiembre de 2011

comparte

Alegre despertar!!!

IMG_6912

Así eran las mañanas cuando estaba chiquita y nos levantábamos tempranito a ver comiquitas del “alegre despertar” de Venevisión! Y como éramos 5, igualábamos en número una patrulla de campamento: pura diversión desde tempranito… Claro! En esa época el dormir era menos valorado y el cansancio pegaba menos…

La cosa es que muchos años después esa frase y ese sentimiento de “alegre despertar” vuelve a definir mis mañanas…

Andres Ignacio y Eugenia, hasta ahora pueden definirse como “morning people”, los dos se despiertan del mejor humor y full energia! Probablemente todos los niños son así, de serlo, los mios no son excepción.

Andrés normalmente se despierta entre 6:30 y 7:00am y poco después, con el ruido de la ducha (en un apartamento pequeño con el baño entre los 2 cuartos) se despierta Andres Ignacio… A veces lo escuchamos hablar en su cuna, a veces escuchamos cómo juega con los juguetes que duermen con él (Woody, Buzz, una jirafa y el “conti” -cuento- de turno) todos ellos atentando contra las normas y políticas de la Academia Americana de Pediatria que prohíbe cualquier elemento -además de la sábana y el niño- en la cuna (por eso no se lo contamos a nadie!); otras veces nos llama desde su cuarto. No importa cómo nos haga saber que esta despierto, siempre suelta una carcajada cuando nos ve entrar a su cuarto -normalmente a Andrés- y se acuesta en la cuna y hace como culebrita o comienza a saltar diciendo “upa, upa”, seguido inmediatamente de “quere comer, arepita!”.

Mientras tanto yo estoy en nuestra cama con Eugenia de acompañante, quien a eso de las 6am se despierta, la amamanto y ya a las 7 esta lista para sonreirse incansablemente por al menos una hora. Eugenia es experta en eso que aquí llamamos “la carcajada muda”: que parece carcajada, tiene toda la gesticulación de carcajada, boca súper abierta y ojitos iluminados de carcajada, pero sin sonido de carcajada… igual, aunque no suene, de verla uno se contagia y no puede evitar sonreir!

Entonces Andres se trae a Andres Ignacio a nuestra cama y enseguida empieza “néne, néne!” Y se lanza a darle besos a Eugenia poniéndome a mí en la delicada situación de alegrarme de que quiera a su hermanita, morirme de ternura pero inevitablemente también de celos de que no me de todos esos besitos a mí que tanto me provocan!!! Y ahí ponemos Sesame Street en la TV, Andres se arregla para ir a trabajar, yo preparo el desayuno y arreglo todo para la salida al colegio: una rutina mañanera como la que se debe repetir día a día en millones de hogares… Lo que no le quita lo especial a la nuestra…

Un momento, no me malentiendan, exceptuando esas mañanas de cuando era chiquita, yo no volvi a ser más nunca “a morning person”, al contrario, levantarme en la mañana era de los momentos más difíciles del día, todos los días! Pero luego de tener a Andres Ignacio, uno de los cambios más grandes en mi vida fue el sueño, no sólo por lo interrumpido que puede ser al tener un bebé, sino porque ahora, la noche, cuando los bebés -y a veces el esposito- duermen, parece ser el momento ideal para hacer tantas cosas que la rutina del día a día no me permiten -como escribir este blog-.

Es por eso que aunque siempre con sueño, cansada o trasnochada, agradezco a mis Pirulingos el haberme devuelto mi “alegre despertar”.

Buenos días!

IMG_6911

comparte

La cosa más dulce

Si me pidieran que definiera a Andres Ignacio en una palabra, sin dudarlo seria dulce! Así es él. Desde que nació he escrito en su álbum los avances de su vida y esa palabra siempre está presente. Con Eugenia no es diferente, es lo más dulce del mundo con su hermanita y ella lo disfruta devolviéndole sonrisas que él celebra en grande!

Publicado el 13 de septiembre de 2011

comparte

– Los Pirulingos –

Les presento a Los Pirulingos, una especie que se encuentra actualmente en franco desarrollo. 

El término viene del latin [pirulingae] y data de 2006 cuando en una playa de Morrocoy, Andrés Mendoza acuñó el término refiriéndose a sus posibles futuras crías sin que aún se les conociera.

Pasaron los años y no se sabía nada de ellas, parecía que su existencia era producto de la imaginación o de alguna leyenda urbana, hasta que en 2009 comenzaron registros ecográficos de su presencia en la tierra. 

El primer representante de la especie nació en octubre de 2009. En mayo de 2011 otro vino a acompañarle.

Son seres pequeños de estatura pero enormes de corazón, altamente conocidos por su capacidad de correr, de jugar y hacer vibrar las paredes de risas y felicidad… cuando uno esta rodeado de ellos cobra vida esa emoción y uno tambien corre, ríe y juega sin parar. Son incansables y con su energía inagotable logran que los días parezcan de 30 horas. Las noches son cortas porque no les gusta tanto dormir, les resulta aburrido y ellos tienen la capacidad de soñar despiertos.

Son abundantes en cachetes y fácilmente se acostumbran a los besos y mordiscos que comunmente les dan. Tienen piernas exquisitas que porovoca pellizcar y unas manos que aunque sean pequeñitas, si te agarran ya no las podrás soltar. 

Su tarjeta de presentación son sus sonrisas, incluso con ninguno o apenas algunos dienticos que se asomen con vergüenza. Son fáciles de carcajadas, esa es su manera de retribuir los cariños de sus seres más queridos.

Les encanta ir a pasear, el parque y los animales. Les gusta la playa, la arena, la libertad!

Se les ha visto frecuentemente en la cuidad de Nueva York, pero también se les conoce en las colinas de Caracas. 

Sus lágrimas son capaces de desatar la más enorme ternura y sentido de protección. Sus miradas derriten hasta las más duras corazas. 

Han despertado un interés especial en gente de todas las edades, cada día se descubre algo nuevo de sus rasgos y sus personalidades.

Lo que no se sabe aún es hasta qué edad se mantiene esta condición, hasta cuándo dura este calificativo… si existe alguna edad en la que la magia se desvanece.

No se sabe la respuesta pero es posible anticipar que probablemente en mi corazón, serán Pirulingos por siempre!

Publicado el 08 de septiembre de 2011

comparte