Cupcake toppers y fondo de fotos para Valentines Day

Cupcake Topper para Valentines Day

Ayer publiqué una manualidad linda y divertida para hacer con niños (o sin ellos y sorprenderlos!) y el material principal era Papel Crepé. Entonces decidí aprovechar el papel que tenía y completar con un toppers para cupcakes y un fondo bonito para las fotos que iba a tomar.

Todo super fácil, económico y, a mi parecer, super bonito!

LEER MÁS
comparte

Surprise balls para Valentine’s Day

Surprise Balls para Valentines Day

Yo tenía ganas de hacer unas ‘Surprise Balls’ desde hace tiempo y resultó que el próximo día de San Valentín fue la excusa perfecta para probar.

La idea me encantaba y ahora que las hicimos me gustan aún más y seguro las haremos de nuevo.

Las ‘Surprise Balls’ son unas pelotas hechas de papel crepé en el que se van enrollando ‘sorpresitas’ en diferentes puntos mientras se hace la pelota y al final se decoran de algun motivo. Al abrirlas, esas sorpresitas van saliendo poco a poco y resulta emocionante y divertido para los niños. Son fáciles de hacer y ellos pueden participar… o las podemos hacer para precisamente ‘sorprenderlos’ con los pequeños regalitos que escondemos.

LEER MÁS
comparte

Un día en Disney’s Animal Kingdom

Un día en Disney's Animal Kingdom

Cuando fuimos a Walt Disney World hace casi un año invitados a participar en el Disney Social Media Moms Celebration, el único de los 4 parques que ninguno de los 5 conocía era Animal Kingdom.

Tenía mucha emoción y expectativa por conocerlo. Un poco porque soy fan del Rey León desde hace mucho años (que la puedo recitar casi completa), un poco porque el tema de safari y animales me llama muchísimo la atención y sé que le encantaría a mis Pirulingos y un poco por todo lo que había escuchado de Pandora, el mundo de Avatar.

El día empezó muy tempranito porque consentidos por Disney, abrieron el parque y las atracciones de Pandora solo para el grupo de DSMMC una hora antes de la entrada general. Nos levantamos muy temprano con esa emoción que hace que las sábanas no se peguen y no cueste pararse de la cama, salimos y todavía estaba oscuro y vimos el amanecer entrando al parque, mientras pasábamos por el Arbol de la Vida y llegábamos al mundo de Pandora.

LEER MÁS
comparte

La empatía como método de crianza

Criar con empatía | criandoando.com

Hace un tiempo escribí sobre la empatía como método de disciplina, una reflexión sobre cómo regularmente invito a mis Pirulingos a ponerse en el lugar de quien recibe sus acciones o palabras y así regular lo que hacen y dicen.

En esta casa repetimos sin cesar esa frase de “no le hagan a los demás lo que no les gusta que les hagan a ustedes” porque siento que es una oportunidad de criar y establecer límites al mismo tiempo que enseñamos que lo que siente el otro importa, que nuestras acciones tienen consecuencias más allá de nosotros mismos y que cuidar a quienes tratamos y queremos es importante.

La empatía es algo que quiero enseñar a mis hijos, es un valor que considero importantísimo en la vida. Creo firmemente que si todos fuéramos más empáticos el mundo sería mejor y también creo que se enseña en casa, que se modela y que se practica para que pueda asimilarse y convertirse en una práctica de todos los días.

En aquel texto hablaba de cómo se la intentaba inculcar a mis Pirulingos, hoy les quiero compartir cómo la incorporo yo en su crianza y cómo trato de no perderla de vista en mi trato diario con mis hijos.

Criar con empatía | criandoando.com
LEER MÁS
comparte

Mi crisis de 2018 y lo que quiero para 2019

Propositos de año nuevo - 2019

En septiembre de 2011, una madrugada mientras amamantaba a Eugenia de 4 meses y Ashio dormía a mi lado con casi 2 años, me vino el nombre criandoando a la cabeza y me levanté como un cohete de la cama a verificar que estuviera el dominio disponible.

Yo tenía unas ganas enormes de escribir y dejar salir de alguna manera lo que vivía y lo que la maternidad significaba para mí. Hasta entonces nunca había leído un blog pero parecía ser el formato adecuado y estaba “de moda”.

Comencé a escribir, principalmente de noche cuando mis Pirulingos dormían. Lo hacía desde el escritorio de la esquina en el cuarto de nuestro apartamento en NYC y acudí a ese encuentro de transformar mis vivencias, pensamientos y sentimientos en palabras, fielmente por muchos meses. De alguna manera los trasnochos pesaban menos si eran para escribir y de repente sentir esas ganas de hacer, de escribir y compartir era sencillamente alimento para mi espíritu.

LEER MÁS
comparte