Category Archives: Sin categoría

Eugenia y Teddy

Eugenia y Teddy

Teddy llegó a esta casa hace un poco más de 5 años. Una tarde caminando por alguna calle en NYC lo vi en una vitrina, se acercaba el primer cumpleaños de Eugenia y lo compré para dárselo en su cumpleaños: enseguida me encantó su suavidad y lo dulce que se veía, el ser un osito y aún más especial un Panda. Además Ashio, que tenía 2 años y medio era loco por los animales y sabía que a él también le haría especial ilusión.

Eugenia y Teddy

^ primera foto de Teddy el día que llegó a nuestra casa.

Se lo dimos a Eugenia al final de su fiesta de pajaritos y ella hizo lo que hacen las niñas de un año, ¡no le prestó la más mínima atención! Pero ahí comenzó a estar Teddy presente en su cuna, en su corral y en sus cestas de juguetes. Y poco a poco se fue abriendo espacio hasta convertirse en el inseparable de la Tinta Tinga, su Teddy que apenas pudo nos confirmó que es niña y como todo el mundo lo trataba de él, ella cada vez nos recordaba que no es él, ¡es ella!

LEER MÁS

comparte

¡Sorteo! Fotos imantadas de Sticky9

Sorteo sticky 9

Hoy volvemos con un sorteo! uno de un producto que me encanta y ya lo saben, un producto que ha tenido diferentes protagonismos en mi casa y que nos ayuda a estar más cerca de familia y amigos y recordar momentos especiales: son las fotos imantadas de Sticky9.

Hoy vamos a sortear 2 juegos de 3 sets de imanes cada uno, eso son 27 fotos imantadas para cada ganador!

Sorteo sticky 9

LEER MÁS

comparte

Puli está aquí!

con Puli

 

El martes llegó mi mamá, que los Pirulingos (y todos sus nietos) la llaman Puli y por esta casa estamos felices y entretenidos con sus cuentos, canciones y juegos!

Mientras almorzábamos justo antes de salir a buscarla al aeropuerto, le pregunté a Andres Ignacio y Eugenia que era lo mejor de que viniera Puli, qué es lo que más les gusta de tenerla aquí, y esto fue lo que me respondieron:

con Puli - 1

LEER MÁS

comparte

De cómo me convertí en mamá

De cómo me convertí en mamá | criandoando.com

Una noche de enero de 2009, regresando de un viaje de trabajo vi 2 rayitas en una prueba de embarazo y supe que mi vida cambiaría. Nada deseaba más que ser mamá, estaba lista para emprender el camino a la maternidad y gracias a Dios me fue fácil quedar embarazada. Siento que era consciente de muchos cambios que vendrían y esa expectativa antes que asustarme me fascinaba y generaba en mí mucha ilusión. Mi mamá tiene un centro dedicado a la lactancia materna (lecheymiel) y de alguna manera estar expuesta a la lactancia me hacía estar consciente de muchos sacrificios que están unidos a la maternidad.

Pero ni siquiera cuando esperas y estas abierta al cambio la vida deja de sorprenderte.

Yo quedé embarazada en Venezuela, trabajando en Mercadeo que era mi pasión en una empresa editorial haciendo lo que me gusta. Desde que vi el resultado de esa prueba de embarazo comencé a pensar en maneras de conciliar mi vida laboral con mi vida profesional, comencé a pensar en ideas de decoración para el cuarto de mi bebé en nuestro apartamento en Las Mercedes. Me veía compartiendo con mi mamá muy de cerca la maternidad, soñaba con ver a mi hij@ jugar con mi sobrino que para entonces tenía 2 años.

Y fue así como una tarde de mayo todo cambió.

LEER MÁS

comparte