Hace unos años escribí http://pomegranatebreastoil.com/product/pamphlet-every-womans-guide-to-self-breast-massage/ buy clomid liquid sobre el destete justo después de dejar de amamantar a Eugenia. Hablaba de la parte emocional sobre todo para nosotras las mamás que muchas veces lo vivimos como el cierre de una etapa que puede costar mucho despedir. En ese momento no había próximos bebés en camino, solo un deseo firme de mi corazón que siempre estuvo seguro de querer otro bebé en mi vida. Con mucha nostalgia pensaba que no tenía seguridad de volver a amamantar de nuevo.

Pero llegó mi tercer Pirulingo a llenar ese espacio y esas ganas de tener de nuevo un bebé en casa, de amamantar por tercera vez y vivir de nuevo todas las cosas lindas que nos ha traído #lavidaconCristobal. Un poco más de dos años han pasado desde ese día que me pegué de nuevo un bebé a mi pecho y llegó el momento de decir adiós a la lactancia y hace poco más de una semana vivimos los dos nuestro destete definitivo.

Destete a los 2 años | criandoando.com

Ahora que me siento a escribir esto lo hago con una mezcla de sentimientos que no me es ajena porque la he sentido antes, pero que tampoco es fácil de expresar. Siento una satisfacción enorme por haber amamantado a mi hijo por poco más de 2 años, lo disfruté enormemente y sé que toda la leche que brotó de mi pecho para él fue un regalo de vida… Uno que me dio la vida a mi con su presencia y uno que le di yo a él como alimento. Pero esta vez se siente más pesado porque en nuestros planes no está tener otro bebé, entonces esa satisfacción se mezcla con la realidad que es una etapa que se cierra de manera definitiva y si les soy sincera esa parte todavía la estoy terminando de digerir y procesar.

Puede que luego les cuente cómo terminé de cerrar mi capítulo emocional con la lactancia, pero hoy quiero escribir cómo lo hice, compartir mi experiencia que pueda ayudar a mamás que me lean y deseen parar sus procesos de lactancia y no sepan por dónde empezar o cómo hacerlo. Es la tercera vez que vivo un destete y aunque mis 3 hijos han sido muy distintos en muchas cosas y cada proceso ha tenido particularidades, el método que he utilizado ha sido el mismo y los resultados han sido muy similares con los 3.

En mi caso, las 3 veces, parar de amamantar ha sido más complejo y difícil para mí que para ellos. Las 3 veces ellos han dejado de tomar tetica sin mayor drama o llantos. Las 3 veces mi cuerpo lo ha asimilado sin complicaciones ni malestar físico, bueno, nada más allá de un corazón roto por una linda época que termina.

Pero no puedo continuar sin mencionar a mi consultora de lactancia y pediatra estrella, mi mamá (@lecheymiel_lm) que toda la vida me ha transmitido toda la naturalidad de estos actos, que me ha enseñado y aconsejado tanto y que solo tenerla cerca o al alcance de una llamada ya hace que todo lo relacionado a la lactancia sea más facil…

Bluebonnets y Familia | criandoando.com

Destete progresivo.

Pasar de amamantar a libre demanda a no hacerlo por completo de sopetón no es recomendable por muchas razones. La primera el impacto en los pechos y el corte abrupto en la demanda podrían causar problemas en los pechos. Por eso se recomienda hacerlo por etapas.

En mi caso, cerca del año y medio (con Cristobal casi 20 meses) he decidido dejar de amamantarlos durante el día. Ya para ese momento comen todas sus comidas y la lactancia es complementaria. Entonces he decidido darles pecho solo en la noche antes de dormirse y en la mañana apenas se levantan.

Esta es la primera transición y es básicamente lo mismo que luego hago para quitar esas últimas tomas y lograr destetar completamente. Lo más difícil de quitar el pecho suelen ser las siestas porque generalmente los bebés amamantados se duermen pegados al pecho.

Para quitar el pecho de día lo primero que hay que hacer es Explicarles como si nos entendieran, porque de verdad nos entienden. Hablarles, con amor y con palabras sencillas explicando que ahora sólo habrá tetica de noche. Decirles que durante el día comerán otras cosas ricas, nombrarlas, que se dormirán en su cuna, su coche, su colegio o donde vayan a hacer la siesta, y que a la hora de dormir en la noche habrá tetica de nuevo. Lo podemos decir y repetir y volverlo a repetir después de un rato. Yo a Cristobal le hice la analogía con el día y la noche, el sol y la luna y así cuando me pedía tetica durante el día, le decía con mucho amor “no hay mi vida, porque es de día!”

Y entonces uno pasa uno, dos o 3 días repitiendo el mensaje, llenándolos de mucho amor pero siendo muy consistente cuando vengan a pedir tetica. Puede que lloren, puede que les cueste dormir, pero mi experiencia es que si igual estamos ahí para ellos y nos la ingeniamos un poco en distraerlos y buscar alternativas que les faciliten no enfocarse en el pecho, se les pasa pronto el disgusto.

De repente esos días les hacemos su comida favorita, los llevamos a un parque e intentamos centrar la atención en otras cosas…

Cristobal los primeros dos días me pidió la tetica insistentemente a lo largo de todo el día…. se calmaba pronto cuando no se la daba pero volvía a pedirla al poco tiempo. No hubo drama pero si fueron días más retadores o de mayor intensidad, pero yo estaba preparada. El tercer día, él mismo la pedía y se autorespondía “oh, es de día” y seguía jugando.

Destete a los 2 años | criandoando.com

Y eso que Cristobal, de los 3 Pirulingos es el que he amamantado a libre demanda por más tiempo y el día antes de hablar con él y comenzar este proceso tomó tetica cada vez que quiso él o que quise yo, es decir, ¡muchas veces al día!

Entonces al llegar la noche, la pijama y la hora de dormir llega la fiesta de tomar tetica de nuevo. Yo me moría de amor y de risa con Cristobal porque al decirle “vamos a acostarnos o vamos a dormir” comenzaba a bailar marchando directo a costarse en mi cama…

Y puede que se quede dormido con la tetica o que no y decidas después de la toma, acostarlo en su cuna.

Yo decidí además darle tetica en la mañana al despertarse, no durante la noche… algunas noches duerme con nosotros, otras en su cuna, en ninguna de las dos circunstancias le daba tetica si se despertaba. (Ese otro proceso se parece a este pero se los cuento en detalle otro día).

¿Congestionamiento en los pechos por darle menos? No lo sentí, incluso desde mucho antes sentía claramente aquello de que los pechos no son envases que se llenan de leche sino un vehículo para que la leche que se produce llegue al bebé. Ya desde mucho antes no sentía pechos llenos, ni tuve goteo por aumentar las horas entre tomas, pero siempre sentí, hasta el último día, que al pegarlo salía la leche que él necesitaba… lo veía en los tragos que hacía y sentía que salía lo suficiente.

Anécdota: cuando Cristobal tenía año y medio me fui de viaje sola con Andres por 6 días y ni siquiera tuve que sacarme leche con bomba extractora. El primer día se me llenaron mucho los senos y los vacié bajo la ducha mientras corría agua caliente. El resto de los días repetía la operación al bañarme pero ya no volví a sentir esa llenura del primer día. Al regresar, Cristobal se pegó y tomó como si nada!

Destete definitivo: Nada de tetica de día por unos meses y entonces decidimos también terminar con esas dos últimas tomas (antes de dormir y al despertarse). Repetimos el proceso, hablando con mucho amor y palabras sencillas, explicando que la leche se acababa de las teticas y ya Cristobal no tomaría lechita, reforzando que mami estaría siempre con él, dándole mucho amor, contacto y presencia pero simplemente sin darle teta.

La primera noche lloró un poco y le costó dormirse… la primera mañana se distrajo con sus hermanos, desayuno inmediato y un poco de tele. El segundo día la nombraba y la pedía pero sin convicción de que su pedido sería atendido… Ya el tercer día la rutina no incluía la teta. Si lloró, si la pidió, si se frustró cuando no se la dí… pero no sufrió.

Todavía, algunas veces hace señas y mete la mano en mi camisa y me insinúa que quiere tetica, pero sin nombrarla directamente sino intentando que yo caiga con los ojitos y caritas que me hace.

Y créanme cuando les digo que fue solo esto, y que así fue también con Andres Ignacio y Eugenia cuando fue su momento, a pesar de tener personalidades tan diferentes, a pesar de que Eugenia fuese más explosiva al llanto, a pesar que los 3 estaban altamente pegados a la tetica antes de quitarselas. Fueron 3 niños amamantados a demanda, de manera prolongada, con una mamá que les dejaba la ‘barra libre’ de noche para yo poder dormir mejor. Además para mi amamantar siempre fue sinónimo de practicidad  y comodidad y por eso usaba y abusaba de la teta para calmarlos, para tranquilizarnos y hasta para poder descansar a ratos.

Créanme cuando les digo que no es que ellos hayan sido fáciles sino que yo estaba decidida y en paz con mi decisión (a pesar del guayabo) y lo hice sin drama y sin agobio y eso se logra transmitir. Me llené de paciencia y entendí que podían venir días revueltos hasta hacernos una rutina de nuevo sin ese elemento que fue tan protagonista por tanto tiempo.

Yo les estoy hablando del destete de 3 niños grandes, que ya comienzan a hablar y entienden y saben pedir o hacer entender qué quieren cuando lo quieren, y precisamente por eso hay que hablarles y explicarles mucho. Yo siento que muchas veces no lo hacemos porque creemos que no tienen capacidad de entender algunas cosas y yo me sorprendo cada vez y aprendo de nuevo a nuca subestimar esa capacidad.

Cristobal se enfermó 5 días después de haberle quitado el pecho y fue una prueba de fuego porque en la enfermedad más aún la teta era mi mejor aliada… Tuve que contener varias veces las ganas de echar para atrás y volver a darle tetica, pero no lo hice, sobre todo porque él estuvo un día entero acostado encima mío, precisamente sobre mi pecho y nunca me la pidió.

Los niños viven muchos cambios, se adaptan a ellos porque de eso se trata la vida cuando tienes 1 o 2 años. Así pasa con la lactancia pero del otro lado tenemos que estar nosotras seguras, amorosas y dispuestas a seguirles dando lo mejor que tenemos aunque ya no los amamantemos.

Bluebonnets y Familia | criandoando.com

Después de la lactancia materna: Ninguno de mis 3 Pirulingos ha tomado tetero, es decir puede que hayan tomado de mi leche en tetero alguna vez pero ninguno de los 3, luego de destetar, ha tomado regularmente teteros de leche de fórmula o leche completa. Toman leche como un alimento más de su dieta: en el desayuno, algún vaso de leche o leche con chocolate. A Andres Ignacio lo desteté al año y medio y sí intenté darle tetero hasta los dos años pero nunca pude, no le gustaba y aun no le gusta la leche. A Eugenia y Cristobal los desteté después de los 2 años por lo que ya no eran lactantes y no hizo falta que tomaran leche en tetero.

Les digo esto porque muchas mamás me comentan que no saben cómo destetar porque su hijo no toma tetero… Yo creo que hay que destetar y después dar lo que haga falta porque puede que no coman o tomen algo precisamente porque su necesidad esta cubierta con la lactancia.

Después de finalizar 3 lactancias disfrutadas, prolongadas y exitosas y hacerlo con cierta naturalidad y sin mayores complicaciones mi mejor consejo es estar seguras, hacerlo con amor y mucha empatía con nuestros pequeños y entender que el duelo a veces lo estamos viviendo más nosotras que ellos, y muchas veces eso es lo que nos impide hacerlo.

Como con tantos procesos en la crianza el destete se trata de acompañar a nuestros hijos en un desapego y en una importante transición, si mantenemos ese norte y pensamos en todas las mujeres que lo han vivido, ganamos una perspectiva que lo hace más liviano.

Y sino, cuéntenme, pregunten, consulten que en la medida que pueda las ayudo. Aquí me tienen a la orden… Los comentarios son suyos!

Bluebonnets y Familia | criandoando.com

Todas las preciosas fotos que acompañan este post fueron tomadas por mi querida Anel de TenderNestPortraits. Pasen por su página o su instagram para que vean más del lindísimo trabajo que hace!

Anel, gracias por estas fotos, este recuerdo maravilloso de esta etapa tan bonita!