La ternura como método de supervivencia

ternura en los bebés | criandoando.com

Esta historia está basada en hechos de la vida real…


Ustedes se imaginan el peligro para la perpetuación de la especie humana que supondría que los bebés no fueran cuchis, que no nos inspiraran esas dosis infinitas de ternura, que no nos derritieran con sus gestos y sus caritas.

Sería fatal!

La ternura es la principal arma que tiene un bebé para sobrevivir. Su diminuto tamaño, los gestos primitivos, el puchero y los sonidos que hacen…. Todo eso que nos hace exclamar desde lo mas profundo Oh!! y ah!! es lo que los salva.

Hoy lo tengo más claro que nunca. Anoche fue la noche más dura que he vivido con Cristobal, parecía poseído por alguna especie de montaña rusa que lo hacía querer jugar y gatear a las 3 de la mañana y llorar desconsoladamente 1 minuto después. Gritaba de la emoción cuando lo ponía en el piso rodeado de sus juguetes y estallaba en llanto cuando enseguida se fastidiaba de estar allí. Ni la teta que normalmente es magia pura y lo calma todo la quería… Se acurrucaba en mi pecho y cuando después de mecerlo por horas pensaba que estaba dormido, lo intentaba poner acostado y volvía a comenzar el llanto… se le cerraban los ojos, se los frotaba, y claramente por el horario estaba muerto de sueño, pero luchó para dormirse estóicamente como un valiente caballero tratando de vencer el dragón del castillo.

Y entonces yo que no entendía nada de lo que pasaba, que prendí la luz y lo desvestí a ver si algo le picaba o si estaba brotado… que aunque al tacto no estaba caliente igual saqué el termómetro para medirle la temperatura y que también me frotaba los ojos del sueño pero con la diferencia que yo sí quería dormirme; fue entonces, en plena madrugada cuando me di cuenta que Cristobal tenía lo único que podía hacer ese momento más llevadero: su ternura y su sonrisa.

Porque solo siendo así de tierno se puede conocer a alguien y enseguida pretender que te abrace aún lleno de líquido mezclado con sangre y además se muera de amor por tí en un instante. Sólo siendo así de cuchi y con sonrisa desdentada se logra que te limpien tus necesidades más intimas con alegría y hablándote chiquito. Eso solo se puede lograr con esos gestos que nada mas los bebés saben hacer. Sólo siendo una bolita de ternura se puede pretender desvelar a alguien y que lo haga voluntariamente y con amor. Solo con esas sonrisas y con manos batientes, con sonidos indescifrables y ojos iluminados se puede conseguir la entrega total que nuestros bebés logran de nosotras.

¡Es su herramienta para conquistar el mundo! Es la mejor arma y es la que les permite adueñarse de nuestros corazones y conseguir que incluso después de una noche como la de anoche, llena de momentos indescifrables, desvelo y un profundo cansancio yo me haya levantado esta mañana con mis enormes ojeras loca por ver a mi bebé, capaz de hablarle chiquito y comérmelo a besos como si nada nunca hubiese pasado!

¡Dios sabe lo que hace!

comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *