Monthly Archives: Enero 2016

Inspiración para el cuarto de Cristobal

Cuarto Cristobal Collage

1 | 2 | 3 | 4 | 5 |

Desde hace unos días me entró el famosos síndrome del nido a millón. Así, de repente, una necesidad irrefrenable de preparar todo para la llegada de Cristóbal. Me parece que influyó que luego de la Navidad, de quitar la decoración y guardarlo todo me di cuenta que no había hecho nada y que la verdad no falta tanto. Las ideas flotaban con mucha ilusión en mi cabeza pero no me había ocupado de materializarlas… De repente la lista de pendientes me cayó como un yunque en la espalda y con ese peso una energía incontenible de hacer, preparar, acomodar, disponer, limpiar, ordenar, etc.

LEER MÁS

comparte

Crónica de mi tercer trimestre de embarazo

tercer trimestre de embarazo

Llega el tercer trimestre y la historia del embarazo cambia: atrás habían quedado algunos malestares, las náuseas o vómitos y ya comenzabas a llevarte bien con tu panza creciente. Comenzó a notarse y sentiste a tu bebé moverse, pero aún la barriga no había crecido tanto y tu movilidad no se había visto afectada. Podías soñar despierta con tu bebé pero también lo podías hacer dormida porque aún lograbas conciliar el sueño con facilidad y dormir corrido hasta la mañana… te sentías feliz y plena con tu embarazo, llena de ilusión y súper optimista hasta que ese llamado tercer trimestre o semana 28 hicieron su aparición haciendo que todo cambiara.

De repente comenzaste a sentir acidez frecuentemente, claro, tu estómago está siendo presionado por la enormidad de tu panza y los antiácidos los pasas a llevar en la cartera porque nunca sabes cuándo necesitarás uno.

LEER MÁS

comparte

¿Estaré lista para volver a empezar?

lista para el tercero? |criandoando.com

En estas últimas semanas de embarazo el sueño me acompaña todo el día… no es simple cansancio, no necesito sentarme; es una necesidad de mi cuerpo de dormir que se manifiesta de una manera que no pasa desapercibida… Con una facilidad enorme logro quedarme dormida así sea por 5 o 10 minutos, porque mi cuerpo lo necesita y me lo hace saber.

Algunos días, luego de buscar a los Pirulingos al colegio, luego de llegar a la casa y darles su merienda, a veces luego de hacer la tarea con Andres Ignacio; veo que comienzan a jugar tranquilamente en el playroom y yo me voy a mi cuarto, me acuesto y logro dormir algo. Ellos están entretenidos, jugando, por ese tiempo no me necesitan y si lo hacen saben dónde buscarme. Ya sé que puedo cerrar mis ojos sin temor a que ‘inventen” demasiado, lo peor que puede pasar es que consiga un desastre de juguetes regados en su cuarto de juegos, pero el sueño reparador bien merece que luego tengamos que recoger.

Cuando me despierto repuesta y descansada no dejo de pensar en el lujo que acaba de suceder, es un lujo que me puedo permitir por la edad que tienen mis hijos que ya comienzan a tener una independencia mucho más manifiesta.

Y enseguida siento una patada en mi vientre que me recuerda que el ciclo está a punto de comenzar de nuevo. Bajo la cabeza y veo mi protuberante barriga y entiendo que es un lujo que expira muy pronto cuando un recién nacido vuelva a ocuparme de nuevo, a necesitarme sin descanso y a tener total dependencia de mi.

LEER MÁS

comparte

5 lecciones de maternidad que aprendí de los dientes de Eugenia

dentista eugenia

Ayer tuve un día emocionalmente muy cargado: cargado de sentimientos, de culpa, de ganas de estar más pegada que nunca a mi chiquitica que tuvo que ir al dentista por segunda vez en los últimos 3 meses a que le llenaran caries y le pusieran una corona, su tercera corona.

En la boca pequeña de mi hija de 4 años y medio, las 3 coronas que tienen se ven – y en mi corazón se sienten – como unos puñales que me atraviesan el corazón… Ella las lleva con orgullo y las muestra como señal de la valentía que mostró en las dos visitas al odontólogo con sedación y malestares incluidos. Para ella son algo diferente y las muestra con alegría. Para mí de alguna manera son una muestra de un fracaso y me recuerdan la culpa que siento por el estado de su boca.

LEER MÁS

comparte

Un nombre para el tercer Pirulingo

un nombre: cristobal

Desde hace unos meses, un poco después de enterarnos que sería varón, elegimos el nombre de este tercer Pirulingo y hoy queremos compartirlo con ustedes…

Para mi sorpresa fue una decisión a la que llegamos fácilmente. Es la primera vez que debíamos elegir un nombre “de la nada” porque las dos veces anteriores había luces antes de comenzar.

Con Andres Ignacio prácticamente sólo hubo que elegir su segundo nombre porque yo sabía desde mucho antes de casarme con Andres que él quería ponerle su nombre si tenía un hijo varón. Yo no soy la más fanática de ponerle el primer nombre de los padres a los hijos pero sentí que debía respetar ese deseo sobretodo porque es un nombre que me gusta y que combinado con el Ignacio (que era el nombre que yo quería) suena tan lindo.

Eugenia también estaba concensuado desde que hablábamos de la posibilidad de tener hijos apenas siendo novios. Eugenia es mi segundo nombre y uno que desde siempre me ha encantado. Ya vivíamos en Estados Unidos y seguimos con la decisión a pesar que ciertamente es un nombre difícil de pronunciar en inglés… Nada traumático pero que hay que repetir 2 ó 3 veces antes que agarren ese sonido de EU que tanto les cuesta.

Esta vez no teníamos idea… Sólo algún vestigio de alguna lista hecha cuando quedé embarazada de Eugenia si llegaba a ser varón, pero nada concreto. Nos paseamos por muchos nombres, en algunos coincidíamos, en otros no y el elegido fue uno que fue haciéndose grande. Lo propuso Andres y aunque a mi no me volvió loca desde el primer día, cada vez que lo nombraba me gustaba más y más hasta que lo decidimos con la aprobación de los Pirulingos que desde el principio les encantó!

Y como estos Pirulingos están en un etapa de querer escribir todo el día, les presté mi enorme panza para que escribieran el nombre de su hermanito y así tener este lindo recuerdo de su nombre antes de nacer!

Aquí va… se va a llamar….

LEER MÁS

comparte