Centrarse en lo positivo

image

Hace algunos fines de semana, nos despertamos el domingo con unas ganas enormes de ir a la playa… Llevábamos tiempo queriendo ir y por diferentes razones lo habíamos pospuesto. Pero esa mañana no, esa mañana preparamos todo rápido y nos fuimos felices a Galveston que son las playas que nos quedan a una hora, a las que ya habíamos ido y en las que habíamos disfrutado anteriormente.

Pero apenas llegamos nos dimos cuenta que la playa no estaba en su mejor día: el mar se veía más revuelto, la orilla estaba llena de algas… Seguimos por la costa buscando un mejor punto para pararnos y cuando creímos encontrarlo nos dimos cuenta que el panorama era el mismo… Incluso la arena justo en la orilla no estaba suelta y clara como para las creaciones que los Pirulingos venían dispuestos a hacer en ella.

La vista nos desalentó bastante, llegamos a pensar dar media vuelta y regresar sintiendo que así no valía la pena… pero ya estábamos allí así que decidimos quedarnos y sacar lo mejor del día…

Y nosotros pensando en conformarnos y el día nos regaló mil maravillas: nos sentamos un poco más atrás donde la arena sí estaba suelta y clara y los Pirulingos se deleitaron empanizándose mientras construían castillos y huecos para llenar con agua. El día estuvo lleno de un sol caliente pero también una brisa que nos refrescó a Andres y a mi mientras conversábamos tranquilamente viendo a Andres Ignacio y Eugenia jugar sin parar. El agua, más allá de las algas en la orilla estaba a la temperatura perfecta para refrescarse del sol y esa playa es súper bajita, ideal para el tamaño de unos Pirulingos que no dejaron de correr olas, saltar olas y chapotear. Nos bañamos los 4 y disfrutamos enormemente ese momento y mientras veía a mis hijos disfrutar y reírse me di cuenta de 2 cosas que son las que me hacen escribir este texto.

Por un lado fue un momento que me hizo ver muy claro la maravilla de percibir el mundo a través de mis hijos! Ellos me regalan la posibilidad de ver las cosas con la sencillez y la inocencia de sus miradas. Estar con ellos me permite centrarme en lo positivo que generalmente es lo que ellos notan, es lo que ellos resaltan y es lo que nos regala esos pequeños instantes de plenitud y felicidad.

Y al mismo tiempo sentí que nuestro día de playa, casi arruinado sin razón, era una metáfora perfecta de cómo es la vida. Porque muchas veces si vemos un poco más allá y logramos centrarnos en lo positivo descartando lo que aparentemente nos molesta; si nos enfocamos en las cosas buenas y no nos quedamos con lo malo… pueden venir grandes cosas y de allí surgen los momentos especiales, los que perduran, los que se vuelven memorables.

Y con esos pequeños momentos se construye la felicidad!

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *