online pharmacy no prescription cytotec image

mail order topamax Hay quienes piensan que los museos de arte y los niños no son compatibles…. Yo he aprendido que resulta todo lo contrario. Resulta que los museos, incluso de arte, son espacios perfectos para compartir en familia…

http://tradecontadores.com.br/1142-dte70212-how-to-deal-with-the-anxiety-of-online-dating.html Unos más que otros, pero la verdad ya hemos ido a muchos con Pirulingos de diferentes edades y siempre la balanza se inclina a nuestro favor.

click this link now Desde los espacios grandes, los colores llamativos y las texturas en las obras que despiertan su curiosidad, hasta exposiciones más “experienciales” en las que pueden participar; ir a un museo es definitivamente un plan que se puede adaptar a los niños.

El fin de semana pasado fuimos al Museum of Fine Arts de Houston. Ya teníamos tiempo queriendo visitarlo, pero la exhibición Soto: the Houston Penetrable fue lo que nos decidió a no postergarlo más.

Es una exposición con mucho encanto: el artista venezolano, el recuerdo de haberlo vivido ya en Venezuela, la luz, las texturas y la experiencia de poder atravesar la obra, tocarla, manosearla, pasear dentro de ella…

Los Pirulingos no pudieron disfrutarla más, pasamos allí mucho más tiempo del que yo hubiese anticipado y a pesar de eso no se querían ir. De repente el museo se trasformó en un patio de juegos, y aunque en algún momento debimos recordarles que no corrieran o gritaran, lo entendieron y siguieron jugando, explorando, tocando, preguntando con una emoción evidente en sus caras…

Y entre risas y juegos se presta para hablar de color, de luz, de textura… de arte… sin pretensiones!

La exhibición estará disponible hasta el 1 de septiembre y es sin duda un plan recomendadísimo, por mí y los Pirulingos…

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

Síguenos también en facebook, instagram o twitter

Publicado el 29 de julio de 2014