Amamantando-ando: amamantando a sus muñecas

Lactancia Materna | criandoando.com

 

Hace tiempo no escribía “amamantando-ando”. Probablemente porque ya no estoy amamantando, sin embargo hay muchas anécdotas y reflexiones que todavia me rondan los recuerdos y siento que me quedaron pendientes…

Esta secuencia de fotos muestra a mi Tinga Tinga amamantando a su muñeca. Las tomé hace más de un año, cuando todavía la amamantaba y dar pecho era para ella la manera más natural y cotidiana de dar de comer a un bebé. Seguramente no se le ocurría otra forma de alimentar a su muñeca si era precisamente el pecho su principal fuente de alimento.

Así debería ser la lactancia materna para todos: así de natural, así de intuitiva, así de lógica… Como lo es para una niña en la inocencia de su año y medio y un juego de muñecas.

Ya hace casi un año que Eugenia no toma “toti-teta”, pero me llena de ilusión que todavía lo recuerda y se le iluminan los ojitos cuando las nombra…. Y ahora que sus juegos de muñecas son más elaborados e incluyen otras comidas hechas en su cocinita y siestas y juegos y cuentos antes de dormir; también mantienen la lactancia materna y aún se le puede ver trastabillando con su camisa para levantarla y rápidamente dar de comer a su bebé…

Aunque yo sé que la lactancia materna no siempre es tan sencilla como sólo levantar la camisa y ofrecer el pecho, me gusta pensar que si desde pequeños la vemos tan natural, tan accesible, tan cotidiana… Llegará el día en que se vuelva más fácil, incluso para que sea más sencillo pedir y brindar ayuda cuando una mamá lo necesita.

Mucho puede pasar en la vida de Eugenia hasta que se encuentre en la posición de verdaderamente amamantar un bebé, si es que ese momento le llega; sin embargo estas fotos y el recuerdo de este momento de inocencia infantil aunado a los relatos de los lindos momentos que disfrutamos juntas mientras yo la amamantaba a ella, puede que dejen huella y le regalen una sensibilidad especial hacia el acto de amamantar: valorándolo, respetándolo y exaltándolo como se debe…

Hoy me encanta pensar que eso es parte de mi ejemplo y legado en la crianza de mi Tinga Tinga.

image

image

Publicado el 1 de abril de 2014

comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *