Monthly Archives: Enero 2014

Imágenes y Letras [1/52]

image

Desde que comencé a escribir este blog, no solo se avivó mi vena escritora, sino también aquella de querer tomar más y mejores fotos… de mi vida, de mi familia, de mis paseos, pero sobre todo de mis Pirulingos.

Es un ansia de mantener este momento tan dulce en mi vida gracias a sus ocurrencias y sus palabras bonitas… es la certeza de que estas fotos me alegrarán muchos momentos en el futuro, esa es la magia de la fotografía: alegrar los corazones permitiéndote volver a vivir un momento especial.

Este año me rondaba en la cabeza la idea de comenzar algún proyecto fotográfico que me ayudara a mantener la motivación de tomar lindas fotos a mis hijos, de esas que son espontáneas, que nadie ve a la cámara sonriendo pero que precisamente plasman momentos, expresiones, relaciones… que son pedazos de vida!

No siempre es fácil capturar estos momentos, no siempre tengo “la cámara buena” a la mano y las fotos con la cámara buena quedan tanto mejores que las del celular, que precisamente ella tiene que ser mi aliada en este proyecto.

Entonces leí ayer un blog que me encanta: con botas de agua, y sentí que Bea, su autora, había interpretado lo que quería hacer…

Un proyecto fotográfico de la relación de mis hijos.

Porque son esos momentos los que finalmente más suspiros logran sacarme, porque nada disfruto más que verlos interactuar, jugar, incluso pelear y reconciliarse de esa manera tan tierna, tan dulce e inocente como lo hacen.

Andres Ignacio se derrite por Eugenia, la complace, la cuida, sobre todo la entiende como nadie más y ella lo agradece admirándolo, imitándolo y buscándole fiesta para así entre los 2 pasarse el día riendo, jugando e inventando sin parar… muchas veces las carcajadas se transforman en llanto en cuestión de segundos porque también pelean, quieren los mismos juguetes, o no se ponen de acuerdo; pero incluso allí me encanta verlos también resolviendo las situaciones, formando y consolidando esa linda relación de hermanos!

Y lo más lindo es que todo eso sucede entre las conversaciones más geniales y divertidas con las que Andres y yo nos reímos sin parar. Entonces aunque las fotos no nos permitan escuchar esas palabras y voces agudas, quiero escribir esas historias que acompañan sus juegos, sus ocurrencias, su lógica imbatible y sus discusiones acaloradas!

Así comenzamos nuestro proyecto imágenes y letras. 

[1/52] de la pose al juego

Yo me paro frente a ellos, cámara en mano, queriendo tomar una foto

Ellos me ignoran, aunque esten parados frente a mi no me ven, se ven el uno al otro y comienzan a jugar.

Yo sigo allí porque ya he entendido que me están regalando la oportunidad de una foto mejor que la que había pensado.

Y de repente parece que yo y mi cámara desapareciéramos. Aunque yo siga hablando ellos ya son superhéroes queriendo salvar el mundo, cohetes espaciales a punto de despegar: comienza la cuenta regresiva y se escucha “blast off”; y ni el sonido del “click” de mis fotos los distrae. Si les hablo se abstraen por un segundo, se abrazan y continúan.

Marchan uno tras el otro, saltan muy alto y al caer al piso comienzan una carrera

AI: yo gané

EI: yo también gané

Yo: y mami?

Pirulingos: ultimisissssísima por siempre!!!!

image

image

image

image

image

image

image

image

^^^Misión San José –  San Antonio,TX.

Imágenes y Letras es un proyecto fotográfico en el que me propuse capturar la relación de mis Pirulingos las 52 semanas del año.

Pd: una reflexión sobre nuestro rol de “guardianes de memorias”

Publicado el 16 de enero (cumpleaños de mi mamá!) de 2014

comparte

¡Llévame al Zoológico!

image

En mi casa decir que vamos al Zoológico significa escuchar a Andrés Ignacio gritar de emoción, a Eugenia comenzar a nombrar todos los animales, a los 2 transformarse en sus animales favoritos y salir corriendo a buscar en su biblioteca los libros en los que ven sus fotos y otras curiosidades.

Decir que vamos a zoológico es un arma de doble filo, por un lado genera tanta emoción que puede cortar el sueño de los Pirulingos, pero por otro lado, es un plan tan deseado, que lo podemos utilizar como excusa para que hagan lo que queremos! 

Esta vez además conoceríamos uno nuevo y conocer el zoológico de la cuidad en la que vivimos es como hacerla más nuestra, es un sello de propiedad. Siento que incluso nos tardamos mucho porque decidimos esperar a que bajara un poco el calor del invierno.

Así que con toda la emoción que ameritaba la ocasión nos fuimos a descubrir nuestro nuevo zoológico. Y digo nuestro porque enseguida nos hicimos miembros, así como lo éramos en NYC.

El argumento detrás de la membresía es que siendo familia de 4, con 2 visitas ya pagamos el costo y lo mejor es que descubrimos que teniendo la posibilidad de ir siempre que queramos, podemos ir un rato a ver unos animales, de manera más casual, sin que sea el GRAN plan del día y que igualmente los Pirulingos disfruten de una actividad que les encanta. Ser miembros vale la pena porque podemos ir más pero con menos apuro y así lo disfrutamos mejor!

Y debemos decir que nos encantó, más de lo que pensamos. Primero queda dentro del Hermann Park que es un parque muy lindo con mucho verde alrededor e incluso fuentes, jardines y caminerías que pueden completar el paseo.

Segundo es un Zoo relativamente pequeño pero lleno de animales majestuosos que los puedes ver de muy cerca. Al escribir esta entrada ya hemos ido una segunda vez y en ambas oportunidades hemos visto a los animales caminar, pasearse por sus espacios, moverse, correr y casi mirarnos a los ojos… y eso lo hace más cercano y más acogedor.

Y tercero también tiene un Zoológico de contacto en el que los Pirulingos corrieron cepillos en mano para peinar a los chivos, con enormes sonrisas en la cara.

Así que ya lo saben el Zoológico y todos sus animales: espérennos que pronto volveremos!

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

^^^ Otra cosa que nos encantó es que conocimos a uno de los animales favoritos de Andres Ignacio, que lo descubrió en una enciclopedia de animales que le regaló Abu: el Okapi!!!

Publicado el 15 de enero de 2014

comparte

Mis terribles dos

image

En esta casa estamos oficialmente atravesando los terribles 2, y fíjense que hablo en plural porque aunque es Eugenia la que tiene los 2 años, todos vivimos y somos partícipes de las manifestaciones de esta etapa.

Cuando Andres Ignacio cumplió 2 años yo hice un video que se llamó “maravillosos 2” y su título se debía a que si a partir de ese momento su comportamiento comenzaría a ser terrible, los 2 primeros años TAN maravillosos compensarían las penas de una etapa que todos vaticinaban estaba por comenzar.

Pero yo secretamente no lo creía, nunca he sido muy fanática de las etiquetas, menos en la crianza, porque pienso que las circunstancias y entornos familiares son tan diversos que a veces no debemos generalizar. Pero mi incredulidad pecaba de inocencia, porque tampoco se puede negar la sabiduría popular y mi niño “fácil” y “bien portado” era la razón última de mi tranquilidad ante la idea de afrontar los días “terribles” que vendrían.

Efectivamente los terribles 2 de Andres Ignacio llegaron tarde, sí se hicieron sentir y algunas veces reflexioné en voz alta en este blog, pero la verdad no fueron tan terribles y pasaron y nos dejaron la reafirmación que era eso, una etapa.

Entonces fue el turno de Eugenia, mi Tinga Tinga que desde que nació nos ha enseñado que mucho del carácter lo traemos desde el nacimiento y así mi chiquitica que tiene una determinación y empeño sobresaliente, nos ha adentrado aún más en el entendimiento de esta etapa llamada “terrible”.

Yo no sabría decir si el nombre se refiere a que es terrible para el niño o para los padres, porque si algo he entendido es que esta etapa es difícil para nosotros, pero lo es también para ellos. Los terribles 2 nacen de un momento de cambios, es una transición muy importante de la vida en la que se hacía todo lo que el niño quería, a una en la que comienzan a haber explicaciones, razones, argumentos, excusas y un abanico de posibilidades que los abruma y para rematar, aunque entienden mucho de lo que decimos, no tienen todavía las herramientas verbales para contestarnos al mismo nivel. Su mundo se transforma y así ellos se van transformando también y sus herramientas iniciales son el llanto, la negación, las pataletas, la rebeldía… Es la inmadurez de no saber y no entender lo que sienten, de no tener palabras para verbalizarlo.

Y créanme que sé el agotamiento que produce tener tu niño en contra todo el tiempo, y la frustración de que todo se vuelva un drama: vestirse, comer, salir, ordenar, etc, etc… Ya lo comentaba hace una semanas que uno se siente como transitando por un campo minado, evitando a toda costa ocasionar una explosión.

Pero al mismo tiempo he entendido que si comprendemos de dónde vienen las reacciones de nuestros hijos, podemos manejarlas mejor, a veces podemos incluso evitarlas y lo más importante no perdernos en el camino sucumbiendo ante el agobio… porque va a pasar! Son terribles 2, no duran por siempre!

El llanto y las pataletas son un lenguaje que tenemos que aprender a traducir, a tolerar y a entender como la respuesta a la lucha interna que se genera en sus cabecitas cuando les negamos algo que quieren, cuando las cosas no se hacen según sus voluntades. Nos toca a nosotros entender lo que les pasa porque muchas veces ni ellos lo entienden. Me pasa a diario que sé que el “mal humor” de Eugenia proviene de tener hambre o sueño pero incluso al ofrecerle comida o dormir explota en un llanto desconsolado. En este caso lo mejor es ir un paso más adelante y si come antes de sentirse con hambre o se duerme antes de estar agotada, todo sale mucho mejor… No siempre se puede, pero al menos cuando no es posible, entiendo de dónde vienen sus reacciones y puedo atacarlas mejor.

Cuando Eugenia llora, grita, se altera o le cuesta calmarse, muchas veces lo que hago para ayudarla a pasar la rabieta o pataleta es presentarle opciones, explicarle consecuencias. De alguna manera si ella mantiene cierto control sobre la situación, si ella puede elegir entre alternativas posibles, la tormenta pasa mas rápido.

Los terribles 2 también son una etapa de probar, de desafiar todo lo que se les impone, de entender los límites tratando de cruzarlos a ver qué pasa, hasta dónde pueden llegar. Por eso nos toca también ser firmes en poner los límites y mantenerlos. Esto es particularmente complicado cuando las explosiones suceden en público, en situaciones en las que es difícil apartarnos para dar un tiempo y explicar para que pase; y confieso que precisamente en estas vacaciones en las que estuvimos siempre rodeados de mucha familia y en actividades todo el día, muchas veces dejé pasar situaciones por el bien de la dinámica grupal. Pero también se trata de eso, de elegir las batallas, de librarlas eficientemente sorteando tantas cosas que nos llenan el día a día.

Pero no todo es terrible a los 2 años, al contrario, son tan lindos, tiernos y graciosos nuestros hijos a esta edad que a veces nos cuesta entender que puedan tener los arranques que a veces tienen de llanto y frustración.

Entonces quedémonos con lo bueno, con las ganas de explorar y entender el mundo, con la energía inagotable para jugar y reír, con las gracias, ocurrencias e ideas divertidas, con los besos dulces y abrazos tiernos que seguramente son más frecuentes y más significativos que esos momentos de explosión. Y no perdamos de vista que muy pronto pasarán… en mi segunda maternidad lo tengo muy claro y aunque ponga trompa de bravucona no desperdicio ninguna ocasión de besar y abrazar a mi Tinga Tinga!

Cuando la pataleta pasa, ella sabe resarcirme con su linda sonrisa y sus besitos dulces!

image

Publicado el 14 de enero de 2013

comparte

Navidad en familia: Abu y los TreMendoza

abu y los tremendoza

Aquí estoy sentada el 9 de enero escribiendo en este blog como si fuera el primer día del año. Así se siente un poco después de muchos días de vacaciones, de visitas, de familia y actividades fuera del horario y la rutina de todos los días.

Hoy estoy en la casa con Eugenia que no fue al colegio porque las 2 tenemos gripe y mientras ella duerme un rato yo me siento a escribir por primera vez en este año que comienza… La casa se siente sola y muy callada: Andres Ignacio esta en el colegio y ya no nos quedan visitas.

Pasamos una Navidad en familia, primero vino mi familia y enseguida llegó la de Andres. Los Pirulingos pasaron semanas de consentimiento por sus tios y su Abu.

Se inauguró una pandilla de primos que les encanta correr, saltar y jugar y también hacer tremenduras y así fueron bautizados por el Tio Ivan como los TreMendoza! Será una pandilla que veremos crecer y seguiremos muy de cerca sus aventuras!

image

image

image

image

image

image

Abu se pasó 10 días con nosotros y no paró de jugar con los Pirulingos, un día salí de mi cuarto y la encontré disfrazada de Batman jugando a superhéroes con Superman (Andres Ignacio) y Robin (Eugenia). Se le veía la felicidad en la cara, la emoción de pasar estos días con sus 3 nietos juntos y verlos jugar y compartir y a veces llorar y pelear por los mismos juguetes.

image

image

image

Fuimos a San Antonio por el fin de semana y recorrimos lo que la vez pasada la lluvia no nos dejó, y de vuelta en Houston comenzamos una pseudo rutina y la compartimos con una abuela que estaba feliz de conocer más la vida de los nietos que viven lejos: su colegio, sus maestras, sus amigos, el parque al que vamos, las actividades que hacemos.

image

image

image

Ayer se fue Abu y Andres Ignacio al regresar del aeropuerto se paró frente a la nevera y viendo las fotos con su Abu dijo en voz alta y siempre dulce: Abu me va a hacer mucha falta pero siempre me puedo recordar de ella viendo estas fotos…

Y a eso Eugenia respondió: yo también!

Publicado el 9 de enero de 2014

comparte