http://crossfitraze.com/hello-world-2/ image

Seroquel buy online in stock Vivir en Houston, a diferencia de Nueva York, ha significado un cambio interesante en nuestras actividades, sobre todo los fines de semana. Hemos cambiado las caminatas por los trayectos en carro, pero sobre todo la espontaneidad de saber que encontrarĆ­amos algo caminando por ahĆ­, por un poco mĆ”s de planificaciĆ³n para trasladarnos hasta donde estĆ© el plan que decidamos.

http://circleplastics.co.uk/get-quote Hace unos fines de semana, mi amiga Almoraima nos invitĆ³ a unirnos a un paseo a la granja con su familia. A Almoraima la conocĆ­ hace unos cuantos aƱos cuando comencĆ© a bailar flamenco aĆŗn en el colegio, luego nos reencontramos en la Universidad y estudiamos juntas y ahora 10 aƱos despuĆ©s de habernos graduado esta ciudad nos hizo encontrar de nuevo.

Y gracias a su invitaciĆ³n conocimos Dewberry Farm, un lugar en el que pasamos un dĆ­a en familia muy especial, lleno de actividades sencillas, mecĆ”nicas, contacto con naturaleza y con animalesā€¦

Mientras veĆ­a a Andres Ignacio y Eugenia pasear por el laberinto de maĆ­z, montar en los caballos, hundirse en montes de heno o jugar con granos de maĆ­z, me di cuenta que a veces estamos sumergidos en este mundo digital, lleno de actividades muy propias del siglo XXI y que este paseo de domingo venĆ­a a refrescarnos recreando la sencillez del campo y la diversiĆ³n que generalmente lo acompaƱa.

Y todo esto acompaƱado de buenos amigos, es insuperable!

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

Publicado el 26 de noviembre de 2013