Monthly Archives: Noviembre 2013

Vueltas al sol – cumpleaño estilo Montessori

image

Hace unos meses, cuando llegamos a Houston, resultó un pésimo momento para buscar colegio para los Pirulingos. Se estaba terminando el año escolar y muchos colegios ya habían cerrado su proceso de admisiones y no tenían cupo. Al principio me angustié un poco pensando que no encontraría nada adecuado a nuestras necesidades. Visité muchos colegios que sí tenían cupo pero que no me gustaban para nada…

Me tranquilicé con la idea que en una ciudad tan grande y con mis hijos todavía en edad inicial de preescolar, TENIA que haber algo para nosotros… entonces seguí buscando.

Así llegué a un preescolar Montessori, a 10 minutos de nuestra casa, con cupo para los dos y con un ambiente cálido y acogedor en el que me sentí cómoda desde el principio. La directora me dio un tour por el colegio explicándome el método Montessori, enseñándome clases en acción, detallando las actividades y rutinas de un día cualquiera de aprendizaje.

LEER MÁS

comparte

El Circo de Ashio

image

image

Hace un mes Andres Ignacio cumplió 4 años y nuestra casa se vistió de Circo!

Bajo una carpa de rayas rojas se reunieron muchos animales listos para hacer acrobacias, payasos con narices rojas y trajes de colores, dulces y cotufas de diferentes sabores, juegos y una rueda grande como en las ferias que acompañan los circos y un mago malabarista que junto al cumpleañero hizo aparecer de un sombrero negro un conejo blanco frente a toda la audiencia.

Fue un circo lleno de amigos, nuevos y viejos pero todos especiales. Un circo lleno de risas, música, baile y un Pirulingo de 4 años con una sonrisa enorme que no se le quitaba de la cara!

LEER MÁS

comparte

Calabazas y colores

image

Más y más me encuentro con ganas de hacer manualidades, sobre todo de compartirlas con los Pirulingos.

Probablemente en esta era digital llena de imágenes que sirven de inspiración, sumado a Pinterest, veo cosas fáciles de replicar y que pueden servir como linda decoración o simplemente como una entretenida actividad para pasar la tarde.

Resultan perfectas para todos: los Pirulingos se entretienen haciendo algo, son ideales para cuando esta lloviendo o un poco frío y no queremos salir de la casa, el tiempo pasa volando, al final tenemos algo “lindo” o “útil” y finalmente generan contenido para compartirlo con ustedes en este blog… qué más se puede pedir.

Todavía tenemos que hacer actividades bien sencillas, que no sean ni muy largas ni muy complejas para que Andres Ignacio y Eugenia las disfruten. Y así pensé que sería esta de decorar calabazas con “tachuelas”. La verdad fue un poquito más complicado para ellos de lo que pensé maniobrar con ellas, sobre todo las más pequeñitas, pero lo solucionamos yo clavándolas un poquito para que ellos terminanran de pegarlas. Les encantó. Andres Ignacio y yo decoramos con “pepitas” y Eugenia lo hizo con flores.

Más simple imposible: unas calabazas blancas y muchos chinches de colores de diferentes formas y tamaños. (Yo usé unos con borde redondeado que conseguí en Michaels, un paraíso de manualidades).

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

Y a ustedes, les gusta hacer manualidades? Prefieren hacerlas solas o aprovecharlas como actividad con los niños? Si tienen ideas o recomendaciones, déjenlas en los comentarios, me encantaría leerlas.

Publicado el 14 de noviembre de 2013

comparte

Miedos y oraciones

image

Con el cumpleaños de Andres Ignacio vino la cita al pediatra para su chequeo de los 4 años.

Primera vez en el Pediatra en Houston, por lo que tocó dar toda la historia médica de los Pirulingos y gracias a Dios es una historia de Salud!

La consulta fue como muchas anteriores, la Doctora dijo y aconsejó cosas que algunas veces ya habíamos escuchado, Andres Ignacio se portó super bien, encantador y parlanchín como es él, contestando cada pregunta y diciendo repetidas veces lo grande que estaba, lo fuerte que era y lo rápido que corría. A Eugenia no le tocaba consulta, pero igual estaba acompañándonos y se quedó tranquila a mi lado observando y algunas veces opinando con su hermano.

Hubo que poner vacunas y por primera vez me atreví a anticiparle lo que venía, explicándole y dándole un fuerte abrazo y palabras de ánimo. Por primera vez el pullazo no lo sorprendió entre unos brazos que trataban de contenerlo sin saber qué pasaría, y mi chiquitín aguantó como un campeón.

La consulta fue como muchas anteriores, en un lugar nuevo, una ciudad nueva, una doctora nueva; pero como muchas anteriores. Sin embargo yo me sentí diferente.

De repente me sentí infinitamente agradecida de decir tantos no cuando me preguntaban por enfermedades precedentes, de repente pasar ilesos por un largo cuestionario sobre alergias, intervenciones u hospitalizaciones hizo más palpable la realidad que hemos vivido y que ha sido de unos Pirulingos sanos, sanitos… De repente me provocaba suspirar y mirar al cielo en eterno agradecimiento.

La salud es de esas cosas que deseamos fervientemente, sobre todo la de nuestros hijos, pero que en gran medida no podemos controlar, y esa “incertidumbre” muchas veces nos llena de miedos.

Cada vez que leo o conozco historias de padres que han atravesado enfermedades con sus hijos, me invade un sentimiento de tristeza pero sobre todo de profunda admiración, porque sólo la idea de pasar por eso pone el corazón pesado.

Esa tarde al salir de la consulta hice una oración especial, y le pedí a Dios por la salud de mis hijos y le di gracias por la que hemos gozado hasta ahora; pero con un poco de miedo, también le pedí que cuando sea necesario me llene de fuerza y valor si mis Pirulingos lo necesitan.

—————————————————-

Esta entrada estaba lista para publicar el viernes, pero entre una cosa y otra, quedó para después.

El viernes en la tarde salimos a esperar a Andres más cerca de su oficina en un centro comercial y estando allí, en medio de una pataleta de Eugenia, la tomé por el brazo izquierdo y yo hice fuerza de levantarla mientras ella hacía fuerza de contenerse y se lesionó el brazo. Le dolía mucho moverlo y lloraba pidiendo una curita! Tuvimos que ir a la emergencia, donde gracias a Dios con una simple maniobra su codo volvió a moverse sin dolor.

Fue nuestra primera visita a la emergencia pediátrica. Luego el domingo nos llegó una fiebre y tos que tienen a la Tinga Tinga tumbada. Tengo 3 días en los que mis palabras escritas el viernes me resuenan como eco en la cabeza.

comparte

|Nuevas| Tradiciones familiares: thank you notes!

image

Esta tarde terminé de escribir las tarjetas de agradecimiento del cumpleaños de Andres Ignacio y me di cuenta cómo es una tradición que adoptamos recientemente.

Por un lado a mi me encantan los papeles, las tarjetas, las notas, los sobres; siempre he sido una enamorada de la papelería y cosas de escritorio así que siempre termino encantada con las opciones que siempre estan junto a las invitaciones para todo tipo de fiesta.

LEER MÁS

comparte