Un pedacito de verano en Nueva York

image

image

Cuando a Andres le ofrecieron el traslado a Houston, una de mis principales dudas era “para cuándo?”. 

Porque secretamente soñaba que la mudanza fuese en septiembre y así tener un último verano para despedirme de la ciudad, para vivir en un parque con mis pirulingos, para buscar actividades, conciertos, ferias y encontrarnos con amigos a disfrutarlas.

Nos mudamos en mayo cuando el verano apenas comenzaba a sentirse en las terrazas o las mesas en la calle en cualquier café o bar.

Pero mis deseos igual se cumplieron porque la semana pasada tuvimos nuestro pedacito de verano. Pareciera que los planetas se alinearon y pudimos emboscar a Andres en un viaje de trabajo para pasar 9 días en Nueva York, que además significa 9 días en familia!

Es increíble que sea así… es increíble que esa ciudad signifique tanto en tantas dimensiones… es increíble que pisar NYC se traduzca en hermanos, cuñadas y sobrinos… Nunca dejará de ser increíble…

Además estaba Puli (mi mamá) en funciones totales de abuela, en todo su esplendor sorteando brazos, cuentos y canciones entre sus 4 nietos neoyorkinos.

Pasamos 9 días en familia de la mano de picnics en el parque, conciertos gratis en plazas, comidas ricas en restaurantes y cafés, brunchs, puentes y carruseles al otro lado del río, amigos grandes y pequeños (de edad), coche, taxis, metro y nuestros pies que volvieron a caminar y se sintieron felices de hacerlo! 

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

Publicado el 15 de agosto de 2013

comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *