Vacaciones en Vzla: Primos

image

La mayor ilusión que nos da ir a Venezuela es visitar la familia! Compartir largas horas juntos, disfrutar almuerzos que se extienden en deliciosas sobremesas con infinitos temas de conversación. Ir a Venezuela significa estar con nuestros padres y hermanos, que los Pirulingos sean consentidos intensamente por sus abuelos, y que compartan, jueguen y vivan una vida de primos.

Yo viví esa vida de primos y por eso sé lo que significa, lo rica y divertida que es. Recuerdo cada detalle de las estadías en Punto Fijo en casa de Mamama y Papapa en las que dormíamos todos juntos y amontonados en un cuarto entre camas, colchonetas y chinchorros… Nada mejor que esa complicidad de grupo que lográbamos haciendo y deshaciendo “en cambote”. Era nuestro campamento particular, una época en la que se fortalecía una amistad que se mantiene y se agranda. 

Y es por eso que ir a Venezuela tiene el dulce encanto de ver a mis Pirulingos vivir esas relaciones que comienzan a formarse y que ojalá se sigan fortaleciendo, a pesar de las distancias; porque el amor de hermanos y primos es uno que trasciende fronteras. 

Sólo bastaba con vernos la cara a Juan Pablo y a mi, absolutamente babeados y derretidos viendo a Santiago y Andres Ignacio jugar todo el día, querer dormir juntos, acompañarse y perseguirse, pelearse y reconciliarse y terminar el día planeando las aventuras que quedaban pendientes para el día siguiente… Siempre con Samuel y Eugenia detrás imitándolos en todo queriendo formar parte de cada juego, de cada carrera o de cada invento.

Nada como ver crecer a mis hijos rodeados de los hijos de mis hermanos y primos que son tan importantes y que tanto quiero. Nada como compartir y reirnos juntos de las gracias de nuestros pequeños y recordar nuestro tiempo revivido por esta nueva generación.

Y si no compartimos el día a día no importa, el amor es tan grande y el momento que estamos juntos es tan especial que dura para el resto del año y es suficiente para que Andres Ignacio recurrentemente hable de Samuel o Victoria y pida una noche dormir con una foto de él y Santiago para que lo acompanne y así no le de miedo!

image

image

image

image


image

image

image

image

image

image

image

image

Publicado el 30 de julio de 2013

comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *