Desde Houston

Ha pasado más de un mes desde que no escribo en este espacio… Más de un mes que precisamente ha estado lleno de las cosas sobre las que normalmente escribo.

Decir que no he tenido tiempo no sería honesto, sobre todo cuando son más de la una de la madrugada y aquí estoy sentada frente a mi computadora tecleando. Sin embargo, sí ha habido contratiempos y sobredosis.

Contratiempos como la falta de Internet por varias semanas y mi negación a escribir desde mi celular cometiendo errores en cada palabra… 

Sobredosis de actividades y también de sentimientos.

Parece mentira que con tanto qué contar se sienta tan raro volver a este espacio sin saber por dónde comenzar. Desde la entrada anterior en la que me despedía de mi querida Nueva York ha acontecido tanto: llegamos a Houston, comenzamos a descubrir la ciudad, compramos carro, recibimos la mudanza y desempacamos un montón de cajas, nos fuimos de vacaciones a Venezuela, visitamos familia y amigos, nos bañamos en la playa y en la piscina, regresamos a estrenar casa, a vivir esta nueva vida que comienza a tener forma.

Y es que nuestra vida es tan distinta a la de hace mes y medio!!!… pero en este corto tiempo la hemos hecho nuestra y ya nos pertenece, ya nos arropa y nos sentimos cómodos en nuestra nueva piel. 

Poco a poco nos vamos acostumbrando. Los Pirulingos a su nuevo cuarto en el que Eugenia ya no duerme en cuna; a pesar del desorden perenne van entendiendo dónde van los juguetes y dónde guardar sus zapatos… Yo me he acostumbrado a manejar de nuevo y ellos van entendiendo la silla del carro: la mejor posición para dormir, cómo buscarme por el retrovisor, a anticipar canciones en la radio y hasta se han aprendido algunos coros de las canciones más populares. 

Todavía tenemos mucho por organizar, por descubrir y por aprender… Pero sobre todo tenemos mucho por documentar y por compartir para no olvidar este nuevo inicio.

Por eso aunque las cajas sin abrir y las cosas sin arreglar me miren a los ojos alejándome de aquí, hoy decido volver a escribir, buscar el momento liberador de hablar en este espacio que se ha vuelto tan importante en mi vida…

I’m back!

Publicado el 18 de julio de 2013

comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *