Monthly Archives: Febrero 2013

Momento mágico

Amaneció y queríamos bajar a la pisicna, pero no sabíamos si habia “suficiente” sol para hacerlo. Estos días han transcurrido con un clima “caliente pero no tanto” que nos ha llenado de energía, pero que a veces no alcanza para no sentir frío o temor a un resfriado cuando la brisa pega o estamos en la sombra. 

Y había un poco de brisa y sombra pero igual nos vestimos con trajes de baño y bajamos a la piscina.

El agua estaba rica, con mantener la mayor parte del cuerpo dentro logramos contrarrestar el frío y mantener la temperatura.

Hicimos lo usual: nadamos, saltamos y jugamos pero siempre buscando el sol, cazándolo en los espacios en los que calentaba el agua y nuestro cuerpo en la orilla o el medio de la piscina.

Los pirulingos chapoteaban y se reían y brincaban agarrados de mí cuando estábamos donde ellos no alcanzan. 

Yo los sostenía, uno con cada brazo en la levedad de los cuerpos bajo el agua… Y podía correr y brincar con ellos encima como monitos agarrados de un árbol.

Jugamos, saltamos, cantamos…

El sol llegó a la orilla de la piscina y entonces de la orilla me recosté.

Ellos se recostaron de mi pecho, uno a cada lado, descansando y suspirando.

Y yo suspiraba aún más hondo!

Así, mientras yo todavía cantaba lo que ellos me pedían, se fueron quedando dormidos, sintiendo el agua, mi cuerpo y mi abrazo, la brisa y mi voz y el sol sobre ellos.

A mí me invadió una sensación de éxtasis, de plenitud y de felicidad. De profundo agradecimiento por ese instante.

Fue un momento mágico en el que no sentía el peso de mis chiquitines ni el de ningun mal o preocupación, sólo la suavidad del agua y sus cuerpos pegados a mí, abrazados por mi, recostados de mi.

Fue un momento mágico de esos que duran sólo unos minutos pero recargan por horas el alma.

image

Publicado el 11 de febrero de 2013

comparte