Hoy el cielo está de fiesta!

Hace 93 años nació Papapa. Hoy sería su cumpleaños y no puedo sino extrañarlo. Extrañar la llamada que le haría y extrañar su bendición y sus palabras dulces para después pasarme a Mamama que es la que escucha los cuentos en detalle y después se los relataba para mantenerlo igualmente actualizado.

Y pensando en Papapa me acordé de una carpeta de escritos suyos: poesías, coplas, versos de todo tipo que hace un tiempo comencé a transcribir siempre pensando en conservar ese legado suyo y convetirlo en un libro que atesoremos por siempre.

Hoy que se celebraría su cumpleaños quiero publicar 2 pedacitos de un poema llamado “El Álbum de mi Vida” en el que se pasea a través de “Estampas” por toda su familia, desde sus padres, pasando por su esposa e hijos, hasta sus 11 nietos. Es precioso!

La primera vez lo escuché a él leerlo y desde la primera palabra me atrapó. Estábamos de vacaciones en Falcón, pasando un día delicioso en “El Solar de los Ñeños” y yo estaba descansando en un chinchorro cuando él se acercó a su inseparable maletín y sacó el texto… y lo leyó con el sentimienro del poeta que conoce las frases y el ritmo de su poesía y mi corazón se estrujó y decidió conservar esa memoria por siempre.

Y antes de regresar a Caracas le pedí ese tesoro para transcribirlo y hacer algo especial con eso tan lindo porque me dio miedo que solo estuviera en un papel y se perdiera…

Por eso hoy le rindo un homenaje publicando 2 extractos, uno de la estampa de Mamama y otro de la que me escribió a mí, que siento tan especial viniendo de mi viejito querido: mi abuelito, mi padrino y mi tocayo!

Otta (Mamama)

Y es que ya de tanto verte,

y es que ya de tanto amarte,

estás dentro de mi ser.

No sé si amarte o quererte.

Con mi cuerpo yo te quiero

y es amarte con el alma;

sin tocarte yo te amo

y te quiero sin sentirte.

Y es,

que al solo tocarte,

o pensarte

tu me haces

EL HOMBRE MAS FELIZ.

Carlota Eugenia

Gaviota de inmensos mares.

Gaviota de cuatro costas;

Carlota Eugenia: tu nombre

es almíbar que en las flores,

para sembrar mil amores

las abejas lo recogen;

para endulzar los pesares.

y sobra tanta dulzura,

que en sus arcas Dios la guarda

para endulzar el futuro.

comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *