Monthly Archives: Octubre 2012

Cumpleaños de Otoño!

Ayer celebramos el cumpleaños de Andres y así damos inicio a la temporada alta de cumpleaños en esta casa, porque el de Andres Ignacio es la semana que viene. De 4, 2 son en octubre, que ahora que vivimos aquí, significa que son cumpleaños de otoño…

Entonces vestimnos la casa de calabazas, de flores amarillas y naranja, de algo de Halloween que ya emociona a Los Pirulingos…

LEER MÁS

comparte

Feliz Cumpleaños Andres!

Porque una imagen vale más que mil palabras, todas estas fotos no hacen sino decir que nos quieres y nos consientes sin parar… que eres el mejor papá del mundo y que somos los Pirulingos más afortunados de tenerte!

Feliz Cumpleaños Papito… hoy celebramos en grande que hace 33 años naciste para que hoy puedas ser nuestro!

Te amamos inmensamente, y cada día te extrañamos las horas que no estas… y cuando llegas a la casa el día se vuelve más lindo y más divertido!

Que cumplas muchos más! y que siempre podamos despertarte como hoy dándote besitos y cantándote cumpleaños feliz todos juntos en la cama…

Con todo el amor del mundo entero,

Toty, Andres Ignacio y Eugenia!

comparte

Cuidando a Marco

Mi sobrino Marco vino a visitarnos de una manera muy especial, porque sus papás tenían diligencias qué hacer y nos lo dejaron por unas horas!

Los Pirulingos se estrenaron en las artes del baby sitting y lo hicieron muy bien!

Andres Ignacio ya tiene experiencia porque a Eugenia la cuida, le enseña y juega con ella… y Eugenia de tanta dulzura que recibe de su hermano también supo cómo darle un poco a Marco a quien no para de llamar por su nombre “Maco, Maco” o “Bebééé”, como si ella fuera muy grande.

Esa tarde no hubo celos, yo prácticamente cargué a Marco todo el rato, menos cuando estuvo dormido (30 minutos) y un momento que se quedó en el coche y lo mecíamos los tres. Los Pirulingos no hicieron más que acompañarme y embelezarse con las gracias de su primito.

Fue una tarde perfecta porque Marco es un bebé precioso y divino para darle besos en su papada y sus cachetes abundantes! Y su Tía Toty no escatimó en besos y abrazos para el chiquitín.

Fue una tarde linda porque los Pirulingos, como sabiendo que así lo necesitaba, se portaron de maravilla, aunque al día siguiente se desquitaran en una tarde de locos… al menos no cuando estuvo Marco… Y es que en esta casa nos encantan los bebés, más si son primos y más si nos permiten soñar con una pandilla que está creciendo y creciendo…

No nos aguantamos a noviembre cuando, si Dios quiere, estarán los 5 primos Zambrano juntos comenzando a hacer de las suyas por las calles de NYC!

Publicado el 9 de octubre de 2012

comparte

Ferias de pueblo en Grandes Ciudades

El mes pasado fuimos a Victorian Gardens en Central Park. Anunciado en todos los vagones de Metro como un Parque de Diversiones, resultó ser una divertida Feria de Pueblo!

Cuando yo era pequeña y sacaba buenas notas en la boleta, mi papá nos ofrecía como recompensa a mis hermanos y a mi, viajes a Bimbolandia, el equivalente caraqueño del Victorian Gardens de Central Park. El premio era un viaje por cada nota sobresaliente… para cada hijo… éramos 5 hermanos así que ustedes saquen la cuenta de la cantidad de viajes que nos correspondían… o que creíamos nos correspondían porque ahora que lo pienso probablemente esa fue nuestra interpretación, entendimos que era un viaje por nota por hijo… y recuerdo que vivíamos sacándole en cara a mi agotado padre los cientos de viajes pendientes que teníamos hasta que llegaba la siguiente época de boletas y no hacían mas que acumularse…

Pero es que ir a Bimbolandia era lo máximo. Desde las atracciones hasta la comida y los premios eran siempre memorables. 

Y resultó que Victorian Gardens también fue lo máximo para estos Pirulingos que pasaron la tarde comiendo cotufas y algodón de azúcar y montándose en unas atracciones exactas a aquellas que Andres y yo disfrutábamos de pequeños en Bimbolandia. Andres incluso tuvo un cumpleaños en Bimbolandia al que probablemente yo fui invitada!

En un momento Andres se fue al baño y cuando regresó estaba Andres Ignacio montado en las sillas voladoras junto a su amiga Daniela, solos, sin padres…. y tanto Chucho y Vanessa como Andres pensaron que yo estaba loca de dejarlo solo allí y que cuando las sillas arrancaran a volar también arrancaría el llanto de Andres Ignacio, que ciertamente era el niño más chiquito…

Yo no lo había visto tan grave, porque cuando él vio que se iba a montar Daniela me pidió que queria “con Dani”… Pero ya estaba sentado, amarrado y emocionado así que lo dejamos ahí y esperamos a ver qué pasaba…

Y Andres Ignacio amó las sillas… y volar en ellas… y vernos desde arriba!

Después se quiso montar con Andres… porque, claro! es más divertido con Papi, pero el gusanito del aire y de las hormiguitas en el estómago parece que lo picó y le gustó…

Yo recuerdo perfectamente el terror de la primera vez que me monté en el gusanito, que era la montaña rusa de Bimbolandia… pero también recuerdo las ganas de volver a montarme pese a ese terror para sentir de nuevo esas cosquillas en el estómago… Allí nació mi amor a las montañas rusas!

Y hablando de montañas rusas, el mes pasado también fuimos a Six Flags que no parecía para nada Feria de Pueblo y que ya ni recuerdo en cuántas atracciones nos montamos de tantas que había, para nosotros y para los Pirulingos que disfrutaron viendo un show de Looney Tunes sin tener idea quiénes eran Bugs Bunny, el Pato Lucas  o Piolín pero que dio pie para contarles algunas historias de esos personajes que nos entretenian cuando Andres y yo éramos tamaño Pirulingos.

Y todo esto para decir que no hay nada mejor que disfrutar con los hijos lo que uno disfrutó cuando niño, y verse reflejado en sus caras de emoción y sus sonridas y revivir esos momentos que traen buenas memorias y construyen unas aún mejores en la compañía de los chiquitines.

Publicado el 5 de octubre de 2012

comparte

This is how we roll

Este es un video cuya principal finalidad es recordarme siempre este momento de mis Pirulingos en el que comparten su comida, se agarran de la mano y se besan mientras van lado a lado en el coche, mientras paseamos sin descanso por esta linda ciudad.

Porque nada me saca más sonrisas que esos amores espontáneos de ellos y ese frenesí de Eugenia pidiendo la mano de su hermanito y batiendo los pies cuando se la suelta asía sea porque se va a poner la capucha del sweater…

Entonces pensé que si conservaba este momento en un video, tenía sonrisas garantizadas cada vez que lo vea, así ya no andemos en un coche doble por las calles de Nueva York, o así sean más frecuentes las peleas que las manos agarradas…

Además es una especie de homenaje a nuestros coches que son nuestro principal medio de transporte… y de repente también a mis brazos y mis piernas que lo acompañan empujándolo… y a las mil modalidades que hemos tenido que inventar para desplazarnos: coche simple, patineta, coche doble o ambos Pirulingos en un coche que no es para dos y que lograba captar todas las miradas de los más puristas que seguramente lo consideraban una locura!

En pocas palabras: THIS IS HOW WE ROLL!

Publicado el 2 de octubre de 2012

comparte