Monthly Archives: Septiembre 2012

Alicia en el País de las Maravillas

Una de las cosas que me encantan de esta cuidad es que cualquier día en el Parque que puede parecer simple y común, termina siendo un día en el que jugamos con Alicia y visitamos con ella el País de las Maravillas!

Publicado el 26 de septiembre de 2012

comparte

Fin de Semana Mendoza

Hace dos semanas tuvimos un fin de semana dedicado al papá y los hermanos de Andres… nos dimos el lujo de estar todos juntos en NYC y lo disfrutamos muchísimo, sobre todo porque la sobrinita más linda, Ivanna, hace que estar juntos sea más especial y más divertido, porque significa primos juntos y sueños de cuando esos primos estén un poquito más grandes y jueguen y disfruten unidos como lo hicimos nosotros con nuestros primos! 

Y aunque fue solo un fin de semana, estuvo lleno de actividades, desde un Brunch con Mimosas, paseos por 5ta Avenida, concierto de Madonna en el Yankee Stadium y un Picnic (sin comida) en Central Park.

Ivanna llegó y a los 5 minutos ya era parte de un clan de 3 pequeñas personitas que inundaron esta casa. Eugenia la llamaba bebéééé o Ivannna! y Andres Ignacio Ivanna o Primita… la cosa más dulce ver como estos chiquitines se expresan amor! 

Yo, derretida ante la presencia de sus piernas exquisitas y sus cachetes deliciosos trataba de aprovechar cada segundo en que mis hijos estaban tranquilos para cargarla, darle muchos besitos y suspirarle al oído mi nombre con la ilusión que así me recuerde cuando nos veamos la próxima vez… No se crean, no fueron tantos momentos como yo hubiese querido, primero porque no son tantos ni tan frecuentes los ratos en que estos Pirulingos se quedan tranquilos, y segundo porque tenía que peleármela entre un mar de brazos que al parecer sentían igual atracción por su olor a bebé y los huequitos que se le forman en los cachetes cuando sonríe! 

Es que Ivanna huele a bebé, un olor muy preciado para mí pero que no hace sino reafirmarme que en esta casa ya nadie huele a bebé… cómo pasó eso? en qué momento que no me di cuenta…

Durante 2 días paseamos y caminamos y conversamos y entre tanta conversa logramos lo inimaginable, que los 3 bebés durmieran al mismo tiempo…

Y luego llegó el Papota, que es como estos Pirulingos llaman al papá de Andres… y el papota no sólo tiene un bigote que encanta Pirulingos, sino juegos y cuentos y muchas ganas de llevárselos a pasear para tenerlos para él solito…

Andres Ignacio siempre lo nombra y Eugenia ahora comenzó a hacerlo, a su estilo, entre “Papaya” y “Potata” pasamos el fin de semana.

Y el fin de semana terminó con una tarde echados en el parque, con 3 hermanos muy felices de estar juntos, un abuelo por primera vez con sus 3 nietos y 3 primos que aunque durmieron al mismo tiempo la siesta, no logramos que sonrieran al mismo tiempo para la foto… Pero igual quedaron lindas! 

Publicado el 26 de septiembre de 2012

comparte

Intensidad Pirulinga

Andres Ignacio y Eugenia estan en un momento delicioso, en extremo intenso y cansón, pero muy divertido y exquisito.

Gran parte de mi día transcurre en dejarlos hacer y verlos en total deleite de sus ocurrencias, gracias, inventos, reacciones, gestos, muecas… Me derrito hasta cuando los regaño, me conmueven hasta en sus peleas y me muero de risa hasta cuando lloran por las 3 mismas razones que se repiten como un ritual…

A Eugenia le falta un mes para el año y medio, Andres Ignacio en un mes cumple 3 años.

Ambos se despiertan nombrando al otro y la emoción que demuestran al encontrarse (normalmente en nuestra cama cuando traemos a Eugenia de su cuna), parece que tuvieran años sin verse y no que se hubiesen despedido con besos y abrazos de buenas noches algunas horas antes. 

Juegan juntos todo el día: se persiguen, se sientan a “leer” cuentos juntos, deciden en conjunto qué película o programa de televisión quieren ver, Andres Ignacio pide la merienda en plural “mami, queremos comer fresas!” como si Eugenia le hubiese dicho qué quería y él fuese el vocero por los dos… Se pelean por encaramarse encima mío o de Andres, cantan juntos cada vez que Eugenia comienza a decir “a,b,c” y Andres Ignacio le hace el inmenso favor de terminar la canción por ella que no se la sabe más allá de allí… Si Eugenia llora Andres Ignacio le trae su muñeca para que se contente y cada vez, CADA VEZ que se montan en el coche Eugenia comienza un clamor de “mano, mano, mano” para que Andres Ignacio le de la mano y así ir agarraditos el resto del camino…

Yo derretida!

Pero así como se demuestran cariño y juegan intensamente, así mismo se solidarizan en el llanto, pelean por las innumerables espadas que existen en esta casa y que son cotizadas por los dos (espada = pitillo, bate, palito, bolígrafo, etc, etc). Así  mismo se resisten como un gremio a la siesta o tiran la comida al piso y se rien combinados… Así también deciden no comer las mismas comidas dejándome sin la eterna coartada de “tu hermano/a si se lo está comiendo” y así mismo con toda esa intensidad se confabulan para armar el berrinche simultáneo cuando nos tenemos que ir del parque y toca montarlos en el coche… allí no hay “mano” que valga porque las manos estan batientes para resistirse a la mamá que intenta amarrarles el cinturón y arrancar a caminar.

Yo desesperada!

Lo que quiero decir es que mis días transcurren eternos entre suspiros de ternura y suspiros de “señor dame paciencia!”. Pero el amor de mis hijitos siempre compensa al final del día cuando le cuento a Andres nuestras más recientes aventuras y hasta los momentos más dificiles ya no lo parecen tanto y a veces hasta son los que en retrospectiva causan más risa…

Porque mis 2 hijos estan en una etapa encantadora, que aunque canse me encanta, que aunque frustre me divierte y aunque agote me hace sentir que quisiera suspender el tiempo y estirarlo un poco más para que no pase tan rápido.

Mientras tanto, aunque cansada y sin mucho tiempo para dedicarle a este blog, sigo maravillada de lo que es capaz de producir una cabecita de casi un año y medio junto a otra que pronto cumplirá tres… 

Publicado el 23 de septiembre de 2012

comparte

Back to School

Parece que la vuelta al colegio nos tomó por sorpresa, luego de un verano que parecía no acabar de tantas actividades que aún teníamos por hacer, o que seguimos teniendo pero en otro ritmo; uno de volver a levantarse temprano, desayunar a la hora, empacar almuerzo en la lonchera, vestirse todas las mañanas y salir a dejar a Andres Ignacio al colegio… Y luego aprovechar esas horas para hacer diligencias, sobre todo si Eugenia duerme una siesta… y si no la duerme, aprovechar para jugar y disfrutar de la Tinga Tinga solo para mi!

Volvimos al colegio un martes, porque el lunes fue feriado. No se sentía día de colegio… Costó escuchar el despertador, levantarse y enfrentar la mañana. Pero Andres Ignacio amaneció contento, emocionado diciendo que iba al colegio, nombrando su maestra y sus amigos.

Listos, con bulto nuevo de León, salimos al colegio, caminando sólo 3 cuadras pero que son en subida y que empujando el coche doble se sienten al menos como 15! Andres Ignacio instintivamente quería entrar en su salón del año pasado, pero entendió con una enorme sonrisa que ahora que es más grande le toca el salón de enfrente. Tiene una profesora nueva y rápidamente aprendió a llamarla Miss Jasmine, pero su querida Miss Albina dice que no pudo dejarlo y pidió cambio a Nursery 2, eso se lo dirá a todos… Aunque si fuese verdad yo la entendería porque Andres Ignacio le regala día a día infinitas dosis de dulzura, de esa que él tiene y que parece nunca acabársele. 

Colocamos sus cosas en su casillero y Eugenia y yo nos despedimos cuando estaba por comenzar el Circle Time… Andres Ignacio convirtió algunos quejidos en un llanto casi fingido que dejó de escucharse cuando estábamos a la mitad del pasillo. 

3 horas más tarde Eugenia y yo extrañándolo mucho fuimos a buscarlo ansiosas de escuchar sus cuentos… salió corriendo y nos dio un beso y un abrazo a cada una… No paró de hablar, lleno de alegría, de frases emocionadas que terminaban en balbuceos pero que dejaban entender que está feliz en su colegio, que le encanta volver a ver a sus amigos, que quiere mucho el goldfish que tienen en su salón, que es muy gracioso tener una nueva amiga que se llama Carlotta como Mami, y que le encantó el pollo con arroz y platanitos que Mami le preparó de almuerzo!

Y aunque la ida al colegio apenas nos toma 15 minutos, y eso cuando nos agarran los semáforos en rojo; el regreso no baja de media hora y está lleno de actividades que se repiten día a día como un ritual.

A veces acompañados de alguno de los amigos que viven cerca, o solos nosotros 3, Andres Ignacio entra en las escaleras de los brownstones de la calle para jugar “Señor y Señora”, su versión de jugar al Restaurante donde yo soy la señora que le pide comida, y él el señor que me la ofrece haciendo muchas mímicas relacionadas y por demás graciosas e incluso pidiendo dólares imaginarios a cambio. Luego pararse en cada jardinera a buscar algún palito que sirva de espada, encaramarse en cada baranda que encuentra, quejarse de tener que esperarme para darme la mano y cruzar la calle y seguir corriendo en la bajada conmigo detrás repitiendo una y mil veces que no vaya tan rápido que si se cae se va a dar tremendo golpe!

Volvimos al colegio y una semana después la rutina comienza a hacerse sentir, a saber que le toca instalarse de nuevo en esta casa y buscar un sweater porque el clima comienza a refrescar.

Volvimos al colegio y son muchas las aventuras que sabemos que tendremos que contar!

Publicado el 14 de septiembre de 2012

comparte

Primer Aniversario

El 1ero de septiembre se cumplió un año desde que comencé a escribir este blog!

FELIZ ANIVERSARIO criando-ando!

Un año, casi 150 entradas escritas, muchas reflexiones, desahogos, anécdotas, historias y mi memoria plasmada para que no se me olviden las aventuras de esta fiesta que resulta cada día la crianza de mis Pirulingos.

LEER MÁS

comparte