Cuando hace mucho calor…

Una simple y entretenida solución para una mañana muy calurosa… 

Resultado: un niño que ya sabe que estos no son “telescopios” sino “binoculares”, un rato muy entretenido mientras pintábamos y decorábamos con “ojitos locos” y un nuevo juguete preferido que no ha abandonado el cuello de cierto Pirulingo.

Publicado el 10 de agosto de 2012

comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *