http://holistichealthpathways.com/5OyFHo_U En 2008 fui con Andres al cine a ver “August Rush” que aunque es una película muy linda, causó un efecto en mi bastante desproporcionado…

http://pieandbeers.com/?author=10 En la última parte, cuando August dirige la Filarmónica de NYC en un concierto en Central Park y luego consigue a sus padres, sentí una emoción que me aceleró el corazón y juro que tuve que contener las ganas de pararme a gritar de la emoción… o aplaudir de alegria!

Tranquilos, ni grité, ni aplaudí! 

4 años más tarde, una noche de viernes de verano, un picnic en Central Park, Andres, 2 Pirulingos, mi prima Bárbara de visita y mi hermano y mi cuñada estuvimos en esa serie de conciertos que se repiten cada verano en esta maravillosa cuidad… 

El viernes fue un día especial y la escena que transcurrió en vivo en mi vida mientras escuchaba ese concierto igual me llenó de emoción y esta vez si pude gritar y aplaudir!

Publicado el 16 de julio de 2012