Monthly Archives: Mayo 2012

Vivir en NYC: Central Park Zoo!

Les había contado que Andres Ignacio está obsesionado con los animales?

Vive pensando en animales, imitando los sonidos que hacen, preguntando por ellos, queriendo saber nuevas especies, pregunta qué comen, dónde viven… Sus libros y películas favoritas siempre giran alrededor de animales…

Andres Ignacio amanece CADA fin de semana pidiendo ir a ver los animales… y si tan solo pudieran ver la emoción que lo embarga cuando recibe respuesta positiva… salta, corre y comienza a nombrarlos con total euforia, enumerando todos los que veremos y emparejando cada uno con su respectivo sonido!

Entonces hace poco más de un año nos hicimos miembros de los Zoológicos de NYC. La membresía incluye el de Central Park (que NO es donde estan los animales de Madagascar, sólo los Pingüinos) el del Bronx (donde SI estan el León, la Jirafa, la Zebra), el de Queens y el Acuario y Zoológico de Brooklyn.

No hemos ido a todos pero no nos cabe duda de haber aprovechado bien la membresía porque simplemente se ha convertido en un plan absolutamente cotidiano… A veces hasta notamos cómo quienes trabajan allí nos saludan con familiaridad! 

Vamos un rato al Zoo y al Petting Zoo de Central Park y luego a comer, o luego a hacer alguna diligencia de fin de semana, o luego a cualquier otra actividad que tengamos planificada… 

Hemos ido con muchos de quienes nos visitan porque a Andres Ignacio le encanta presentar “sus amigos” -los animales del Zoo- a todo el que pueda…

El Zoológico de Central Park es un plan por sí solo o simplemente el aperitivo de cualquier otro, pero siempre logra elevar a las nubes el buen humor de Andres Ignacio que pasa el resto de la semana reviviendo los momentos cerca de sus queridos animales!

Y ya Eugenia también comienza a disfrutarlo y este fin de semana -que fuimos- celebró en grande al darle comida a las ovejas y a la vaca!

Al cochino no! No se le da comida al cochino porque muerde! (palabras de Andres Ignacio)

Ya renovamos la membresía… así que aún tenemos muchas aventuras por delante! 

Publicado el 28 de mayo de 2012

comparte

Pataletas 101

Mi vida de mamá de 2 niños, uno de 2 años y medio y una de 1 año, resulta frecuentemente sumergida en algún tipo de aquella manifestación de descontento infantil llamada pataleta, malacrianza, rabieta o todas las anteriores.

Eugenia está comenzando esa etapa en la que la frustración se apodera de ella cuando suceden cosas contra las que no puede argumentar con sus escasas 7 u 8 palabras. Digamos cuando esta jugando con algo y Andres Ignacio se lo arrebata porque aunque no había jugado con eso por más de un año, verla a ella disfrutando del juguete despierta todas sus ansias y dada su situación de poder frente a ella, eso hace, se lo arrebata… Por supuesto ella se tira al piso con la manos en la cabeza y llora desesperada. O cuando sin yo darme cuenta agarra mi teléfono y entre su euforia lo lanza al piso y yo evidentemente se lo quito, de nuevo, piso y llanto. O cuando tiene en sus manos el objeto más preciado para ella, el control remoto, y toca algún botón que activa una función que ninguno en la casa sabe cómo desactivar, le quitamos el control y qué hace? Por supuesto, piso y llanto!

Las pataletas de Eugenia las manejamos generalmente dándole alguna breve y concisa explicación y acto seguido ignorando el drama… O cargándola y mostrándole algo que la distraiga, o diciéndole a Andres Ignacio que le devuelva lo que le quitó aunque muchas veces ya no hay caso, ella ya no lo quiere! En el peor de los casos cuando entra en desesperación y se batuquea y se golpea, la tetica sale al rescate y siempre basta y sobra para calmarla.

Generalmente las pataletas de Eugenia, aun, no pasan a mayores… pero pasarán, no me cabe duda… y algo que he aprendido es que no debemos subestimar la capacidad de entendimiento de estos chiquitines… porque muchas veces no esta ligada a su capacidad de verbalizar lo que piensan o sienten… entienden más de lo que hablan, así que explicar, razonar, decir, repetir, regañar siempre es una opción aunque a veces creamos que no nos van a entender…

Según mi idea y reciente teoría de las pataletas, formulada mientras escribo estas líneas, las rabietas son directamente proporcionales al tamaño de quien las practica y son fases que están dormidas y de repente se despiertan y no se vuelve a dormir por un buen rato.

Por lo que las de mi niño de 2 años y medio son considerablemente más complejas que las de la chiquitica. Y Andres Ignacio esta precisamente en una época de pataletas.

Serán unos terribles dos retrasados, será que Eugenia cada vez llama más la atención y esa es su manera de drenar su frustración, será que el inglés y el español lo confunden y estas son sus pataletas en inglés, será, será, será… El hecho indiscutible es que abundan. Y con Andres Ignacio si requiere más tiempo y esfuerzo solventarlas… Sea que así como el caso anterior, Eugenia se quiere inmiscuir en lo que él solitariamente a gusto está haciendo, o que le cambia el canal en el momento más interesante de la comiquita, o que quiere comer algo diferente a lo que hay, o que no quiere comer nada, o que quiere coche cuando no hay, o que quiere caminar cuando esta en el coche, o que se quiere quitar el sweater cuando hace frío, o que quiere ir al zoológico a ver los animales un día de semana recién bañado a las 7 de la noche…. No importa el caso, cuando se activa ese componente silente de la rabieta en general hacemos lo siguiente:

Primero, con voz dulce, ignorando su estado y la impotencia que puede generar en mi, le explico por qué no puede suceder eso que él desea.

Sigue llorando…

Le vuelvo a explicar de diferente manera.

Sigue llorando…

Le pregunto por qué esta llorando (a veces comenzar a hablar para explicar calma mucho los ánimos).

Si sigue llorando le digo que si quiere llorar, mejor vaya a llorar a su cuarto. A veces va, llora y sale repuesto, otras se niega a ir, otras me toca llevarlo…. De cualquier manera cuando sale del cuarto es porque está dispuesto a hablar o dejó de llorar…. Normalmente sale secándose las lágrimas diciendo “Ashio esta feliz!, Mami esta feliz? Y yo le respondo con una voz dulce que ya no es disimulada, “Sí mi vida, Mami esta feliz!

Cuando no estamos en la casa y no hay cuarto para ir a llorar trato de igual darle un espacio o tiempo para calmarse… o distraerlo… o dejar que llore y se le pase… la tolerancia al llanto es una práctica diaria en mi vida!

Pero lo que sí he aprendido después de mucho pensar, después de olas de remordimiento y después de aguantar o ver agotada mi paciencia, es que a veces no podemos manejar la situación como se debería, a veces solamente podemos esperar que pase, como pueda; a veces no hay tiempo ni espacio para darle, a veces tiene que él encontrar la respuesta a su rabieta porque la situación no da para más.

Esta mañana Andres Ignacio después de desayunar encontró unos pececitos (que a veces come de merienda) y se antojó. Decirle que no fue desatar la furia de un mostruo de mil cabezas que decía “no quiere caminar” todo el trayecto al colegio… no hubo marcha de los elefantes que salvara la situación, y la lluvia nos pisaba los talones…

Esta mañana yo no podía lidiar con su rabieta, le tocaba a él hacerlo… y a mi aguantar…

Cuando estoy en esas situaciones siempre me consuela pensar en las otras veces que si hay chance de hacer algo, y pienso que aprender a lidiar con nuestros sentimientos, frustraciones, desencantos o malestares, es algo que eventualmente nos toca enfrentar, y que estos episodios estan ayudando a construir una base sólida para eso…

Si no es así, igual no había opción!

Sólo queda revisar en el calendario cuándo se duerme esta fase y por cuánto tiempo pretende quedarse dormida!!!

Pd: Ni siquiera yo que les vivo tomando fotos a estos Pirulingos soy capaz de interrumpir una rabieta con la cámara en mano, así que como no hay fotos del tema tratado, les dejo una en el estado que más les luce!

Pd2: Así se despiertan estos Pirulingos, Andres Ignacio como si lo hubiesen peinado y Eugenia con el pelo como una loca!

Publicado el 24 de mayo de 2012

comparte

Todo el mundo es el hijo de alguien

Una de las muchas maneras como me ha cambiado la forma de pensar y de ver el mundo la maternidad, es que ahora voy por la vida sintiendo y pensando en función de mis colegas: todas las madres y padres del mundo!

Acabamos de terminar de ver la final de American Idol y enseguida mi pensamiento se fue con los padres de ese muchacho, fantaseando con la idea de todo el esfuerzo y dedicación de parte de ellos apoyándolo para verlo hoy triunfar… fantaseando aún más con cómo se sentirían llenos de orgullo y satisfacción! Y cuando el ganador no pudo terminar de cantar la canción luego de ser proclamado y bajó de la tarima precisamente a encontrarse con sus padres, por supuesto me pareció lo más tierno porque yo estaba viendo la situación no en función de quien ganó, sino de sus padres!

Así, cada vez que veo triunfos y gente celebrando: poco pienso en el protagonista, mis pensamiento siempre acompañan a su mamá y su papá!

Lo mismo cuando veo personas sufriendo, pasando por malas situaciones. En las situaciones desafortunadas igualmente mi corazón se estremece de pensar, más allá de quien padece, una vez más, en el dolor de sus padres.

Por eso cuando vi el comercial de P&G dedicado a las madres de los Atletas de la próximas Olimpíadas no pude sino secar las lágrimas que solitas salieron de mis ojos porque ahora mi mente vuela imaginando esas situaciones vividas desde la perspectiva de esa mamá o papá que ven retribuida su labor…

Y por supuesto mi imaginación y mis fantasías se encuentran soñando con mis Pirulingos en situaciones en las que sea yo quien se llene de orgullo y satisfacción! 

Es como si la maternidad fuese un gremio que supera cualquier otro y su principal componente fuese la solidaridad con los demás integrantes…

Es un gremio muy extenso, porque todo el mundo es hijo de alguien…

Y esos “alguien” son mis congéneres, y me siento identificada y totalmente integrada a este nuevo grupo al que pertenezco…

Me siento orgullosa de que haya hijos de “alguien” y ese “alguien” sea yo!

-Andres Ignacio con la medalla del medio marathon de NYC de Ivan, su padrino-

Publicado el 23 de mayo de 2012

comparte

Si no puedes contra ellos…

Hace un buen tiempo Andres Ignacio y Eugenia no compartían la siesta.

Eso tiene varias implicaciones: desde yo que ansiaba desesperada que la volvieran a compartir para tener ese tiempo para MI! hasta que complica la logística de salidas al parque o búsqueda de Andres Ignacio al colegio cuando uno no quiere interrumpir el preciado sueño de alguno… 

En búsqueda de ese tiempo ideal hice muchas cosas intentando que los dos mantuvieran sus ojitos cerrados por unas horas al mismo tiempo… pero nada… Terminaba cansada de insistir, de pelear, de amamantar y me daba cuenta que en vez de ganar tiempo lo estaba perdiendo intentando algo que evidentemente no iba a suceder si seguía haciendo lo mismo…

Por un lado Andres Ignacio cuando empezó el colegio llegaba “cansado” y directo a dormir, dormía bien y parecia una fórmula perfecta… Pero llegó el día en que se comenzó a resistir, y yo a pelear y a atribuírselo a su hermana full de energia haciéndole ojitos y buscándole fiesta. Pretendía mantener un patrón que parecía haber expirado.

Por otro lado Eugenia siempre ha sido muy irregular en sus siestas. Yo lo atribuyo en gran parte a ser hermana menor. Porque con el primer hijo uno puede adaptar la vida y las rutinas a las necesidades de ese bebé, a lo que debe hacerse en tiempos y horarios. Pero al llegar el segundo se tienen que hacer malavares para compaginar una rutina que ya existe con esta nueva del hijo menor. Entonces a Eugenia le toca dormir muchas veces a deshoras debido al colegio de Andres Ignacio, a la clase de música de los jueves o a mis diligencias que aporvecho de hacer en la mañana solo con ella…

El punto es que las deshoras de Eugenia no coincidían con las horas de Andres Ignacio y yo soñaba con que conincidieran… soñaba despierta y soñaba dormida con que volviesen a dormir juntos!

Pero soñar no solucionaba mi problema… y no fue sino hasta que analicé la situación fuera de las mismas viejas aproximaciones que logré dar con algo positivo. Mantenerme empecinada en las horas de Andres Ignacio hacía incompatible su realidad a la de Eugenia…

Andres Ignacio ya no tenia sueño directamente al regresar del colegio, llegaba a la casa full de energía con ganas de jugar con su hermana a quien parecia haber extrañado en las horas de clase… Además de tierno, esta fue la primera clave… 

No tenía que pelear con él para que durmiera la siesta enseguida después de llegar del colegio… Bastaba con esperar un rato, que descargara esa emoción, que jugara con Eugenia, muchas veces incluso dándome chance de almorzar… y al rato la pelea se minimizaba ante un niño claramente cansado y listo para descansar y reponer energías…

Eugenia, dentro de la irregularidad, parecía estar lista para sólo dormir una siesta más larga en vez de dos cortas… cuando me distancié un poco de la situación y pude observar este patrón bastó con no dejarla dormir en la mañana, entreteniéndola, jugando o hablándole y así luego de la emoción de ver al hermano igual estaba lista para una siesta compartida!

Finalmente la locación terminó de marcar la diferencia: Andres Ignacio intentando quedarse dormido en su cama, conmigo al lado amamantando a Eugenia para conciliar el sueño, era un territorio muy estrecho… Nos mudamos a mi cama y los dos tuvieron espacio suficiente para lograr dormirse y mantenerse así sin caerse encima uno al otro en mitad del sueño. Mientras yo los acompaño en silencio desde el escritorio aprovechando de escribir o avanzar en lo que sea que tenga que avanzar!

Porque siempre tengo algo en qué avanzar! Sino, ganas no me faltarían de aprovechar el espacio extra para incluirme en la siesta comunitaria y hacer mis sueños realidad… literalmente!

Una vez más no hay fórmulas mágicas ni recetas exactas… a veces nos toca flexibilizar nuestra perspectiva, otras hacer más rígida nuestra flexibilidad… y otras simplemente llevar de bandera la creatividad para intentas nuevas formas… sin olvidar que muchas veces la solución reside en aquél viejo dicho… si no puedes contra ellos, úneteles!

Publicado el 21 de mayo de 2012

comparte

Nos graduamos!

En realidad se graduó Andres: FELICIDADES para él!!!

Pero se siente como si todos nos hubiésemos graduado, porque todos estábamos igual de felices que el graduando y todos sentimos la misma sensación de liberación y todos anhelamos tenerlo más para nosotros sin que el estudio nos lo quitara a ratos y así no tener que extrañarlo.

LEER MÁS

comparte