Monthly Archives: Marzo 2012

Con el Padrino & Cia

Este fin de semana nos visitaron Ivan y Bárbara (hermano de Andres y su esposa) e Ivanna todavía en la pancita! Siempre que ellos vienen -o vamos a verlos a Miami- los días se hacen largos y hacemos mil cosas -planificadas o no- porque ellos no paran, ni siquiera por la 30 y pico semanas de embarazo de Bárbara.

El sábado salimos y como era St Patricks el verde imperó en algunos atuendos, sobretodo en el de Andres Ignacio que ya lo había celebrado el día anterior con fiesta en el colegio! El clima estuvo increíble así que caminamos mucho, paseamos, conversamos, comimos mucho… no tomamos mucho porque entre la embarazada, la que aún esta amamantando y el que al día siguiente corría medio marathon, no pudimos seguirle el trote a las multitudes en las calles tomando de pub en pub con tréboles en la cabeza, en el cuello o en los pies… 

Ivan, que es el padrino de Andres Ignacio, corrió el domingo el medio marathon de NYC, y Andres Ignacio lo celebró con él en grande y casi casi le roba la medalla…

Ya hicieron un pacto secreto de algun día correr un medio marathon juntos. Andres Ignacio estuvo encantado con la idea y nos invitó a Andres, a Eugenia y a mi a acompañarlos en el pacto.

Por ahora pensemos en metas más cortas como correr 5Km… para medio marathon son más de 15Km adicionales… Ya veremos… Seria lindo…

Por ahora los dejo con algunas fotos de nuestro movido fin de semana con El Padrino (de Andres Ignacio) y su linda Compañía… La próxima vez que nos veamos conocemos a la princesita!

Fotos por: Ivan Mendoza / Barbara Mendoza

Publicado el 20 de marzo de 2012

comparte

Semana ocupada

Esta semana que pasó fue una bien ocupada, básicamente porque Andres estuvo de viaje y estar sola con los Pirulingos ocupa!

Y cansa!

Y divierte y hace feliz…

Pero cansa!

Lo he pensado detenidamente: por qué si la diferencia entre que Andres esté y no esté son apenas unas horas al día, (en la mañana y en la noche) y el resto del tiempo igual yo estoy sola con los Pirulingos y nos manejamos bastante bien; me cansa tanto que precisamente falte esas horas?

Por la falta de método!

Qué método?

El nuestro, el que hemos creado, el que se repite todos los días y hemos logrado que nos funcione. El de él buscar a Andres Ignacio en el cuarto cuando lo oye que se despierta y llevarlo enseguida a hacer pipí mientras yo estoy amamantando a Eugenia. El de él quedarse con los Pirulingos en la cama, vistiéndose y arreglándose para salir mientras yo preparo el desayuno y la lonchera de Andres Ignacio. 

Es casi un ritual que se repite día a día y que hemos ido perfeccionando logrando optimizar el tiempo en la mañana y aprovechar al máximo el de la noche.

El resto del día también tiene un método, pero es uno mío con los Pirulingos, uno que no incluye a Andres entre semana y que he tenido que descifrar para resolver las situaciones yo sola… Ese también lo he ido perfeccionando: al llevar a Andres Ignacio al colegio y como normalmente después aprovecho de hacer alguna diligencia, ir solo con el coche sencillo y la patineta para luego no cargar el coche doble. Al mantener a Eugenia despierta en el camino de ida al colegio porque la tengo que sacar del coche para subir a Andres Ignacio a su salón, luego ponerla de nuevo en el coche y ahí si reclinarle el asiento para que se duerma… 

Son detalles, pequeñas cosas que nos facilitan la vida, que descubrimos y mantenemos para hacer la rutina más sencilla…

Entonces esta semana sin Andres simplemente toca resolver los huecos que deja su ausencia, duplicar mi presencia para hacer lo que ya hacía y además cubrir lo que hace él… por eso cansa, porque algunas tareas se duplican, otras se complican y otras se retardan si él no esta…

Pero como los métodos se construyen fácilmente y la capacidad que tenemos de adaptarnos es infinita, al final de la semana estamos mucho mejor que al principio justo cuando ya no hace falta porque ya Andres regresa y con él regresa esa otra rutina compartida más perfecta porque estamos los 4 juntos!

Debo confesar que a pesar del cansancio, la semana tuvo cosas muy lindas: dormir 4 noches con Andres Ignacio los dos acurrucados en mi cama, comenzar un nuevo proyecto en las noches al dormirse los Pirulingos aprovechando que la casa la tenía para mi sola! ver unas cuantas películas “chick flicks” aún más tarde… Y algunas visitas de mis hermanos y mi sobrino (en la pancita de mi cuñada) que evitaron que de ninguna manera me sintiera sola!

Después tuvimos un fin de semana juntos y lleno de actividades para compensar la semana ocupada! 

Publicado el 19 de marzo de 2012

comparte

Quién llegó, quién llegó?

Todos los días, cuando Andres regresa de la oficina a la casa, abre la puerta y dice:

Quién llegó, quién llegó?

Y los Pirulingos, cual perritos de Pavlov entran en estado de euforia y corren o brincan a buscarlo (Andres Ignacio) o sonríen y mueven las manos en señal de alegría (Eugenia).

Todos los días!

Yo también me emociono, me alegro y sonrío, pero las caras y reacciones de los chiquitines me opacan totalmente y mi beso y abrazo siempre toca en 3er lugar… no me quejo, estoy acostumbrada a que estos Pirulingos me hayan desplazado en cualquier ámbito robando el protagonismo… y cómo no si son tan encantadores!

Entonces comienza un momento de pura y dura diversión, de correr, gritar, jugar, bailar, cuentos, niños que vuelan por los aires, que se carcajean mientras les hacen cosquillas sin piedad, besos y abrazos apretados, mordiscos y pellizcos… por aproximadamente 1 hora.

Todo este tiempo yo estoy observando, deleitándome con el espectáculo, y normalmente interrumpiendo para echar algún cuento súper cotidiano que no logro terminar porque las risas o llamadas interminables a “papito” no me lo permiten… y cuando todo pasa y Andres amablemente me recuerda que continúe, me doy cuenta lo irrelevante que era y prefiero dejarlo pasar.

Cuando ya ha pasado media hora de la vorágine de carreras y risas comienzo a instar a los participantes de la fiesta (ellos 3) a bajar el ritmo, en aras de que a los niños no haya que darles un somnífero para que logren conciliar el sueño, de que lo hagan antes de las 11pm y de que no nos boten del edificio por reclamos consistentes de los vecinos de abajo.

Pero igual no me hacen caso.

La fiesta sigue su ritmo y ya aprendí que para calmarla debo hacer algo que llame más la atención que los juegos.

Los llamo a cenar.

No falla!

Al menos la cena implica sentarse (disminuye la actividad física y así el ritmo cardíaco) y conversar (incluida yo y mis cuentos súper cotidianos y domésticos), y resulta el preámbulo perfecto a la hora de dormir.

Pero no me puedo descuidar, si me levanto primero a recoger los platos y los dejo a los 3 en la mesa debo estar muy atenta porque aunque estén sentados, a veces solo hace falta una mirada o un gesto y el ánimo puede elevarse de nuevo y ya no tendré manera fácil de calmar las aguas más que jugando el papel de mamá fastidiosa que corta la diversión… y primero muerta que ser la mamá fastidiosa que corta la diversión, menos aún al lado del papá súper divertido que se gastan estos Pirulingos!

Si salgo airosa logro recoger un poco antes del ritual de despedida: ir al baño, pipí, lavar caras, manos y dientes, bendición, oraciones, amamantar a Eugenia hasta dejarla noqueada para acostarla en su cuna y Andres acompañar a Andres Ignacio hasta que se duerma…

Luego conversa con Andres de temas menos domésticos, terminar de arreglar lo que haya quedado pendiente y a dormir…

O a bloguear…

Todo esto para decir que Andres esta de viaje de trabajo por la semana y todas las tardes (noches) extrañamos mucho que se abra la puerta y él entre y diga:

Quién llegó, quién llegó?

comparte

Pedazos de Vida

Imágenes de nuestra vida…

Pedacitos de nuestros días…

Juegos, malestares, colegio, buen clima, parque, clase de música, sombreros, aniversario, celebración, regalos, brunch, amor de hermanos y muchas, muchas señales de que ya está llegando la Primavera!

Que tengan una linda semana…

Publicado el 13 de marzo de 2012

comparte

Hace 6 años…

6t-aniversario-criandoando

Hace 6 años amanecí pensando con una sonrisa “llegó el día, hoy me caso”, hoy amanecí pensando que soy muy afortunada de despertarme contigo al lado y me diste un beso en la frente que me hizo igualmente sonreír.

Hace 6 años mi mamá me preparó el desayuno, hoy me encanta preparar desayuno para comerlo contigo y los chiquitines.

Hace 6 años me escribiste una tarjeta y me enviaste un ramo de flores que me hizo llorar de emoción, hoy me regalaste palabras lindas que igualmente me sacaron lágrimas de alegría… Hace 6 años y hoy fuiste especialmente detallista!

Hace 6 años soñábamos con una vida juntos, hoy vivimos nuestro sueño cada día…

Hace 6 años comenzamos a habitar un apartamento hasta entonces vacío y lo convertimos en nuestro con mucha ilusión, hoy vivimos a más de 3.000 kilómetros de distancia y nuestro espacio esta lleno de risas y de juguetes producto del amor y la ilusión de hace 6 años…

Hace 6 años mi corazón se sobresaltó mientras caminaba hacia el altar a tu encuentro, hoy mi corazón se sobresalta cada vez que llegas a la casa y la alegría de estar juntos inunda el ambiente.

Hace 6 años comenzamos a dormir juntos en una cama matrimonial que nos quedaba grande, hoy somos 4 los que dormimos en una cama queen que nos queda pequeña…

Hace 6 años disfrutábamos enormemente salir a cenar e ir al cine, hoy lo seguimos disfrutando y aunque no lo podamos hacer tan seguido hace que valoremos más esos pequeños momentos de intimidad.

Hace 6 años nos trasnochamos celebrando un día mágico con familia y amigos, hoy nos trasnochamos más seguido pero sigue habiendo magia y mil motivos por qué celebrar.

Hace 6 años pedí a Dios por ese día tan importante en mi vida, hoy sigo pidiendo a Dios cada día porque todos son muy importantes si permanecemos juntos!

Hace 6 años estábamos felices de iniciar algo que no sabíamos dónde nos llevaría pero que estar juntos era la mejor garantía que sólo cosas lindas podían suceder…

Hoy, seguimos un camino que para mí es mejor que el más lindo sueño, que se renueva cada mañana que estamos juntos, que se potencia con la presencia de nuestros Pirulingos, que aunque a veces se pueda ver largo y borroso no cansa porque te tengo a tí para apoyarme y servirte de apoyo, que se alimenta de la vida de 2 personitas que surgieron de tanto amor… Un camino que sigue estando lleno de sueños, de ganas de vivir juntos, de compartir la vida entera…

Hace 6 años me sentí muy afortunada de casarme con el amor de mi vida, hoy sigues siendo ese amor, pero hoy ese amor es más grande, más lindo, más especial y más importante gracias a los 6 años que han pasado y la ilusión infinita puesta en todos los que vendrán!

comparte