Dormir de día

Es decir dormir la siesta.

Mis Pirulingos no es que se caractericen por dormir bien… tampoco por dormir mal… simplemente no se caracterizan en ese tema… 

Pero la siesta definitivamente nunca ha sido su fuerte.

Y la maternidad me ha revelado algo que nunca me había detenido a analizar: que la siesta es una práctica compleja en la rutina del sueño.

1.- Se duerme de día (nuestro apartamento -ahora- tiene unas persianas decentes, pero no de esas que bloquean completamente el sol ni mucho menos…)

2.- No existe el inminente cansancio de toooodo el día, ni el acto común de “todo el mundo duerme” como sí sucede en la noche.

3.- Mi rutina diaria de diligencias, labores domésticas, ocio, blogueo, paseos, encuentros, window shopping, caminatas, etc; nunca me ha permitido la rigidez de mantener una hora de la(s) siesta(s) que se respete por encima de otras cosas… por lo general han privado esas otras cosas y no la siesta de los Pirulingos y esa inconsistencia puede que haya perjudicado el establecimiento del hábito.

4.- Amamantar por muchas y muchas veces fue -y sigue siendo- en definitiva el catalizador para conciliar el sueño… 

Conclusión: la siesta se las trae!

Evolución: Hemos tenido todas las facetas posibles…

Octubre 2009: Andres Ignacio en sus primeros meses, durmiendo divinamente cada vez que le provoca y yo con plena disposición de amamantarlo para dejarlo en los brazos de morfeo…

Diciembre 2010: Andres Ignacio más grande durmiendo rico y acurrucado porque cuando uno sale y hace mucho frío como que se congela y el coche lo arrulla y duerme largo y tendido…

Junio 2010: Andres Ignacio más grande que si no lo amamanto o no esta en el coche no duerme siesta de más de media hora, pero como lo amamamanto o salimos no me quejo…

Febrero 2011: Andres Ignacio que dejó de amamantar y nos fajamos una semana a que aprendiera a dormir la siesta en su cuna porque venía Eugenia y necesitaba medianamente desentenderme de esa labor.

Mayo 2011: Andres Ignacio que cuando nació Eugenia dormía perfectamente en su cuna una siesta de entre 2 y 3 horas!

Mayo 2011: Eugenia que dormía la eterna siesta del recién nacido y de la segunda hija que le sale mucha leche porque ya la mamá amamantó a su hermano y la noquea por mucho más tiempo del que su memoria recordaba que durmiera Andres Ignacio…

Junio 2011: Eugenia que nació y al poco tiempo llegó el verano y a veces se acalora y no duerme tan bien en el coche pero en la casa duerme perfectamente…

Agosto 2011: Eugenia que a veces le sale mucha leche y se atraganta y lo que quiere es la teta para dormirse y no lo logra y se desespera y hay que mecerla…

Septiembre 2011: Eugenia que domina la técnica de dormir por 15 minutos y no más y si duerme media hora lo consideramos una larga siesta…

Septiembre 2011: Andres Ignacio que empieza el colegio y llega cansado y directo a dormir en su cuna para recuperar fuerzas para el turno de la tarde…

Octubre 2011: Andres Ignacio que no se queda dormido solo y quiere que lo acompañe y a veces lo hago pero a veces lo mareo y se queda sin mayor porblema…

Noviembre 2011: Andres Ignacio y Eugenia que casi todos los días coinciden en la siesta y yo soy feliz con tiempo de hacer TANTAS cosas que nunca sé por dónde empezar… 

Diciembre-Enero 2012: Andres Ignacio y Eugenia que viajan y duermen en tantos lugares diferentes que ya ni saben cuándo es siesta y cuándo noche…

Febrero 2012: Andres Ignacio que no le gusta tanto la idea de dormir la siesta porque llega del colegio “activado” y hay que “ayudarlo” a dormir pero cuando cae, cae! pero Eugenia normalmente esta despierta a esa hora porque durmió largo en la mañana en el coche mientras la mamá hacía alguna diligencia o escribía en este blog y sabotea un poco la labor de la mamá de ayudar a Andres Ignacio a dormirse en forma de cantar alguna canción o contar alguna historia.

Marzo 2012: Andres Ignacio que se declara en huelga contra la siesta, que utiliza el argumento de “mami, es de día”, la siesta es su principal enemiga y todos los días se libran batallas en las que -lastimosamente- no siempre gana la siesta… Eugenia que sigue durmiendo largo en la mañana y a la hora de la siesta de Andres Ignacio lo que menos quiere es dormir y lo que más es jugar y la mamá que trata de comprar paciencia en la frutería de la esquina todas las mañanas para estar bien abastecida a esta hora… 

Pero en la frutería de la esquina me dicen que hace tiempo que el señor no trae de eso que yo le pido… Parece que el frutero no entiende bien el español y yo no sé cómo se traduce al inglés…

Mayo-Junio-Julio 2012: Prometo contar cómo evoluciona en esta casa ese complejo ritual de dormir de día!

Publicado el 29 de marzo de 2012

comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *