Monthly Archives: Marzo 2012

Dormir de día

Es decir dormir la siesta.

Mis Pirulingos no es que se caractericen por dormir bien… tampoco por dormir mal… simplemente no se caracterizan en ese tema… 

Pero la siesta definitivamente nunca ha sido su fuerte.

Y la maternidad me ha revelado algo que nunca me había detenido a analizar: que la siesta es una práctica compleja en la rutina del sueño.

1.- Se duerme de día (nuestro apartamento -ahora- tiene unas persianas decentes, pero no de esas que bloquean completamente el sol ni mucho menos…)

2.- No existe el inminente cansancio de toooodo el día, ni el acto común de “todo el mundo duerme” como sí sucede en la noche.

3.- Mi rutina diaria de diligencias, labores domésticas, ocio, blogueo, paseos, encuentros, window shopping, caminatas, etc; nunca me ha permitido la rigidez de mantener una hora de la(s) siesta(s) que se respete por encima de otras cosas… por lo general han privado esas otras cosas y no la siesta de los Pirulingos y esa inconsistencia puede que haya perjudicado el establecimiento del hábito.

4.- Amamantar por muchas y muchas veces fue -y sigue siendo- en definitiva el catalizador para conciliar el sueño… 

Conclusión: la siesta se las trae!

Evolución: Hemos tenido todas las facetas posibles…

Octubre 2009: Andres Ignacio en sus primeros meses, durmiendo divinamente cada vez que le provoca y yo con plena disposición de amamantarlo para dejarlo en los brazos de morfeo…

Diciembre 2010: Andres Ignacio más grande durmiendo rico y acurrucado porque cuando uno sale y hace mucho frío como que se congela y el coche lo arrulla y duerme largo y tendido…

Junio 2010: Andres Ignacio más grande que si no lo amamanto o no esta en el coche no duerme siesta de más de media hora, pero como lo amamamanto o salimos no me quejo…

Febrero 2011: Andres Ignacio que dejó de amamantar y nos fajamos una semana a que aprendiera a dormir la siesta en su cuna porque venía Eugenia y necesitaba medianamente desentenderme de esa labor.

Mayo 2011: Andres Ignacio que cuando nació Eugenia dormía perfectamente en su cuna una siesta de entre 2 y 3 horas!

Mayo 2011: Eugenia que dormía la eterna siesta del recién nacido y de la segunda hija que le sale mucha leche porque ya la mamá amamantó a su hermano y la noquea por mucho más tiempo del que su memoria recordaba que durmiera Andres Ignacio…

Junio 2011: Eugenia que nació y al poco tiempo llegó el verano y a veces se acalora y no duerme tan bien en el coche pero en la casa duerme perfectamente…

Agosto 2011: Eugenia que a veces le sale mucha leche y se atraganta y lo que quiere es la teta para dormirse y no lo logra y se desespera y hay que mecerla…

Septiembre 2011: Eugenia que domina la técnica de dormir por 15 minutos y no más y si duerme media hora lo consideramos una larga siesta…

Septiembre 2011: Andres Ignacio que empieza el colegio y llega cansado y directo a dormir en su cuna para recuperar fuerzas para el turno de la tarde…

Octubre 2011: Andres Ignacio que no se queda dormido solo y quiere que lo acompañe y a veces lo hago pero a veces lo mareo y se queda sin mayor porblema…

Noviembre 2011: Andres Ignacio y Eugenia que casi todos los días coinciden en la siesta y yo soy feliz con tiempo de hacer TANTAS cosas que nunca sé por dónde empezar… 

Diciembre-Enero 2012: Andres Ignacio y Eugenia que viajan y duermen en tantos lugares diferentes que ya ni saben cuándo es siesta y cuándo noche…

Febrero 2012: Andres Ignacio que no le gusta tanto la idea de dormir la siesta porque llega del colegio “activado” y hay que “ayudarlo” a dormir pero cuando cae, cae! pero Eugenia normalmente esta despierta a esa hora porque durmió largo en la mañana en el coche mientras la mamá hacía alguna diligencia o escribía en este blog y sabotea un poco la labor de la mamá de ayudar a Andres Ignacio a dormirse en forma de cantar alguna canción o contar alguna historia.

Marzo 2012: Andres Ignacio que se declara en huelga contra la siesta, que utiliza el argumento de “mami, es de día”, la siesta es su principal enemiga y todos los días se libran batallas en las que -lastimosamente- no siempre gana la siesta… Eugenia que sigue durmiendo largo en la mañana y a la hora de la siesta de Andres Ignacio lo que menos quiere es dormir y lo que más es jugar y la mamá que trata de comprar paciencia en la frutería de la esquina todas las mañanas para estar bien abastecida a esta hora… 

Pero en la frutería de la esquina me dicen que hace tiempo que el señor no trae de eso que yo le pido… Parece que el frutero no entiende bien el español y yo no sé cómo se traduce al inglés…

Mayo-Junio-Julio 2012: Prometo contar cómo evoluciona en esta casa ese complejo ritual de dormir de día!

Publicado el 29 de marzo de 2012

comparte

Pedazos de vida

Imágenes de nuestra vida…

Pedacitos de nuestros días…

Chocolate caliente en un día de lluvia, más lluvia, parque, playdates, colores, árboles y flores de primavera, palito y tierra, caja de arena, chorritos… y unas lindas sandalias de verano iguales para mí y mi Tinga Tinga!

En eso hemos estado según las fotos de mi teléfono! 

Feliz día!

Si me quieren encontrar en Instagram soy @carlotaz… I love Instagram!

Publicado el 28 de marzo de 2012

comparte

Un extraordinario viernes cotidiano!

Ya hace casi 6 meses que 3 de mis hermanos viven en NYC, y yo también!

Es lo máximo! y todavía me parece increíble… Increíble porque fueron muchos los factores que se dieron para que fuera posible, pero en gran medida sucedió de manera natural y espontánea… y aún me cuesta creer que pueda haber algo de espontáneo en vivir en NYC y tener tan cerca a mis hermanos, y que Andres Ignacio y Eugenia tengan tan cerca sus Tíos, y que pronto también tengan tan cerca a su primo Marco Augusto… 

Y lo extraordinario se vuelve cotidiano cuando un viernes en la noche podemos reunirnos en casa del Tío Gusy y la Tia Juliana (hermana de Juliana incluida, porque la maravilla a veces se extiende a las familias de los cuñados!) a jugar un juego de mesa sobre vinos como excusa para ponernos al día en los acontecimientos recientes.

Lo extraordinario se vuelve cotidiano cuando para reunirnos solo debemos ponernos la chaqueta, meter los Pirulingos en el coche y caminar 12 cuadras para llegar a casa del Tio Gusy.

Lo extraordinario se vuelve cotidiano cuando Andres Ignacio, al abrirse la puerta, dice “mira mami, toda la familia!”, cuando Eugenia logra unir sus manitos para pedirle la bendición a sus Tíos y Tías y cuando Andres Ignacio absolutamente familiarizado con la locación sale corriendo al cuarto a buscar al cocodrilo, la ballena y el pingüino (de peluche) que ya son sus amigos que lo están esperando.

Quién sabe cuánto dure, no sabemos qué otras ciudades tenga el destino para nosotros o para ellos, o por cuánto tiempo disfrutaremos esta maravilla de estar juntos a pesar de estar fuera de nuestra querida Venezuela, lo que sí sabemos es que mientras podamos, seguiremos disfrutándolo: cada día, cada reunión, cada ocasión de vernos, cada viernes extraordinario envuelto en tanta cotidianidad! 

**tomamos más fotos con la cámara del Tío Gusy pero se quedaron en su casa…

**Andrea, embarazada, no tomaba pero era la “olfateadora” oficial.

**El Tio Gusy y yo fuimos el equipo campeón!!! 

Publicado el 26 de marzo de 2012

comparte

Queriendo multiplicarme

Eugenia esta enfermita, tiene gripe… creo. Tiene mucho moco, pareciera que le duele la garganta y ayer tuvo algo de fiebre… Nada grave pero suficiente como para querer estar cargada TODO el día. No estoy exagerando, no la puedo soltar porque llora. De verdad!

Andres Ignacio esta lo que en esta casa llamamos ñongo, que quiere decir consentido, mamitongo, ligeramente llorón y dramático! TODO es un drama, desde las actividades más cotidianas como despertarse, ir al baño, comer, vestirse… hasta caminar al colegio, dormir la siesta, sentarse a comer, etc…

Y yo estoy desesperada!

Más que desesperada, frustrada!

Con ganas infinitas de encontrar un suiche que me permita multiplicarme, al menos x2!

Sucede que ver a Eugenia como esta de apagada y no mostrando los dientes como normalmente se la pasa, me dan ganas de complacer todos sus deseos de acurrucarme con ella todo el día y no soltarla!

Sucede que entiendo que Andres Ignacio esta en una transición y quisiera acompañarlo y hacérselo más fácil prestándole más atención, jugando más con él…

Y sucede que no puedo hacer ninguna de las dos.

Sucede que cuando pretendo estar con Eugenia a Andres Ignacio le provoca que este con él, le quiero explicar que su hermana me necesita y para eso suelto a Eugenia, pero ella enseguida llora, Andres Ignacio ya hace rato esta llorando así que al final no los complazco a ninguno de los dos, se me encoge el corazón pero inevitablemente con tanto llanto y tanto drama también se me encoge la paciencia!!!

Y entonces me siento mal por la merengada de sentinientos que no puedo controlar!

Sucede que ha sido una semana en la que mis 2 Pirulingos parecieran necesitarme más que nunca pero paradójicamente he estado menos disponible para ambos…. Sucede que no importa cuánto intente dividirme, no se puede!

Sucede que NO SE PUEDE!

Y no hay nada que pueda hacer para lograrlo…

Sucede que entonces decido que mejor sigo con mis intentos de compartirme de la mejor manera para mantener a estos Pirulingos felices, durante el temporal.

Pero como dicen por ahí, después de la tormenta viene la calma… si eso sucede, auguro que la semana que viene será de puros días lindos de esta Primavera que ya llegó, parque, juegos y Pirulingos felices como en esta foto!

comparte

El cuarto de mis Pirulingos

La semana pasada escribí sobre el inicio del proceso para que estos Pirulingos compartan día y noche, siestas incluidas, su cuarto…

Repito, es un proceso que apenas comenzamos y que aún nos falta mucho por recorrer… Pero ayer finalmente el cuarto quedó listo en cuanto a la decoración, que debo resaltar que es mi parte favorita del proceso:

*Es la que no incluye llanto, ni trasnochos, ni peleas de hermanos…

*Es la que implica creatividad, combinar colores y texturas, buscar inspiración, comprar lo necesario, armar muebles, pegar vinilos y contemplar un espacio dedicado a los reyes de esta casa, lleno de su presencia y sus cosas favoritas!

Confieso que llevo más de 10 meses, desde que estaba embarazada de Eugenia, esperando poder hacer lo que ayer terminé y eso me hace muy feliz como para no compartirlo con ustedes, todos los que amablemente leen este blog!

Pero primero un poco de contexto…

La semana pasada llegó, por partes, la cama de Andres Ignacio, y él estaba muy emocionado y la nombraba con alegría “su cama grande”. El fin de semana tuvimos visitantes que durmieron por última vez en el sofá-cama que estaba en el cuarto de los chiquitines…. Apenas se fueron el domingo, Andres comenzó a armar la cama de Andres Ignacio, con la ayuda del dueño y sus herramientas! Eugenia y yo los ayudábamos en lo posible que se reducía a acompañarlos y hacerles barra o traerles agua!

La cama tenía varias partes y aunque no era difícil de armar, tomó tiempo ensamblarla, suficiente como para que Andres Ignacio decidiera que ya habia ayudado bastante y soltara el martillo y el taladro y pidiera ver Go Diego Go – hace unas semanas vimos un show 4D de Diego en el Zoológico de Central Park y eso bastó para que Andres Ignacio se obsesionara con este niño que vive rodeado de animales!

Debo decir que para poder armar la cama en el cuarto, donde también estaban la cuna, el sofá cama, las repisas, etc; tuve que sacar prácticamente todos los juguetes para hacer algo de espacio y estaban regados por toda la casa… un desastre!

Estaba entonces Andres Ignacio en la sala viendo TV, muy emocionado gritando Pingüino! Ballena! Actívate! y de repente pasaba en un segundo de la euforia a un llanto sentido y entrecortado y de nuevo a la alegría… Muy extraño… Yo pensé que estaba cansado y con sueño y seguí haciendo lo que podía para que se acostaran lo antes posible…

Como por ejemplo, ponerles la pijama, pero para mi sorpresa al acercarme a Andres Ignacio me di cuenta que se había hecho pipí encima. Me extrañó, pero sin manifestarle mucho mi extrañeza lo limpié, lo sequé y le cambié la ropa, recordándole con dulzura que me tiene que avisar para ir al potty… 

La cama estuvo lista y a Andres Ignacio pareció gustarle, celebramos el nuevo mueble con cosquillas, risas y fotos y ya era más que inminente la hora de dormir. Andres Ignacio todavía no estrenaría su cama por falta de sábanas y porque el cuarto había quedado bastante desastroso.

Como lo había hecho todas estas noches, se acostó en el corral en nuestro cuarto, no sin antes repetir el incidente de hacía un rato. Más extrañada aún lo volví a secar, limpiar y cambiar. A media noche se despertó llorando, de nuevo con sentimiento y diciendo que no quería dormir ahí sino con nosotros, me acerqué a agarrarle la mano y me di cuenta que por tercera vez se había hecho pipí.

Entré en pánico..

Pero no se lo demostré…

Al llevarlo al baño intenté explicarle que lo tenía que hacer en la poceta, preguntarle por qué no me había avisado pero no tuve mucho éxito en mi conversa porque él seguía lloriquenado y pidiendo dormir “con papi y con mami y con ashio” (que es él, pero así lo decía). Accedimos a su deseo y dormimos los 3 en la cama… Sólo que yo no dormí, pasé la noche tratando de entender lo que había sucedido en las últimas 3 horas…

Evidentemente la cama nueva tocó alguna fibra de Andres Ignacio que le dificultaba controlar esfínteres, incluso luego de 2 meses de hacerlo perfectamente. O sencillamente fue su manera de alertarnos que algo no estaba del todo bien. Si la cosa era alertar, cumplió con el objetivo a cabalidad.

Cuando amaneció Andres y yo conversamos y decidimos hacer la transición a la cama y al cuarto tan lento o tan rápido como fuese necesario y cómodo para Andres Ignacio, que se fuese adaptando a la idea, poco a poco irlo acompañando en el proceso de adueñarse de su nueva cama.

Pero las determinaciones solas no tienen efecto en la mente de los chiquitines: muestra de ello que en la mañana se hizo pipí de nuevo. Cuando lo cambiaba -una vez más!- le dije -de nuevo- que me tenía que avisar y él con toda la dulzura que siempre lo caracteriza me dijo “sí mami, ok!… Tuve la sensación que se había olvidado de cómo avisar, la simple idea me aterrorizaba.

Intenté entonces meterme en la cabecita de mi bebé de poco más de 2 años, y en el viaje surgió una teoría y un plan de acción. Anoche, ver los juguetes en la sala, todo regado en la casa y la cama atravesada en un cuarto que ya ni parecia cuarto, fue demasiado para permitirle a Andres Ignacio disfrutar la novedad. Nosotros pasamos muchas horas del día en ese cuarto, jugando, leyendo, pintando, bailando y cantando… Pensé entonces que tenía que devolverle el cuarto a mi chiquitín, materializar lo que le habíamos ofrecido haciéndolo real y no tan asbtracto como hasta ahora…

Y fue así como una fuerza sobrehumana se apoderó de mí y sola y a pesar de los Pirulingos -que en cuestiones domésticas no sólo no ayudan sino que practican el sabotaje profesional- cargué el sofá cama, lo saqué del cuarto y lo instalé en la sala y me dispuse a hacer realidad lo que tanto había planeado y soñado estos últimos meses: después de mover mil veces los muebles para descifrar la mejor disposición posible los coloqué donde correspondía, tendí las camas, clasifiqué y acomodé juguetes, pelotas y libros, acomodé repisas, pegué vinilos con los animales del bosque de Eugenia y reubiqué otros con animales de la selva de Andres Ignacio, saqué polvo y pelusa de lugares insospechados…

Y luego me dediqué a admirar el resultado con mis hijitos, explicándoles su nuevo cuarto, contándoles de su nuevo espacio, leyendo cuentos, oyendo música y bailando…

Les presento el cuarto de mis Pirulingos.

**Andres Ignacio todavía no ha tomado posesión de su cama, pero hoy espontáneamente pidió dormir la siesta en “su cama grande” y durmió rico y acurrucado con Woody!

**Eugenia, que estaba en esa etapa de odiar que la acueste a cambiarle el pañal, estos 2 días no ha chistado por estar encantada conversando con el puercoespín y la ardilla!

**Luego del accidente de ayer en la mañana no hemos tenido más derrames! Unos cuantos recordatorios compulsivos cada 10 minutos y listo! Hoy en el colegio la jornada culminó sin novedad! Ufff, qué susto!

**Cuando Andres entró ayer a la casa y vio el sofá cama en la sala no podía creer que lo hubiese cargado yo sola. Y luego cuando entró al cuarto y vio el resultado no sabía ni qué decir… su cara lo dijo todo y le gustó tanto como a mí!

**Ayer fue uno de esos días que el ímpetu y la voluntad se atraviesan y se vuelven un motor que no hay quien lo pare… Tanta energía no se puede desaprovechar. Son días que dejar las cosas para dentro de 5 minutos o esta noche, resulta una eternidad.

Al final la mejor recompensa suele ser la labor cumplida… y en mi caso dos Pirulingos felices y cariñosos en su nuevo cuarto, corriendo y jugando dejando entender que les gustó tanto como a mí! 

Publicado el 21 de marzo de 2012

comparte