Eugenia – 9 meses

Mi Tinga Tinga ya tiene 9 meses, 3/4 de año, qué rápido!

Debido a mi natural -y ahora en incremento constante- obsesión por documentar la vida de mis Pirulingos [para no olvidar los detalles y poder revivirlos en el futuro]; aquí les cuento como es estar con Eugenia a sus 9 meses.

Si no viene un diente en camino [acaba de salirle el 3ero] o su hermanito no le pegó una gripe, Eugenia es pura alegría: risas interminables, bocas abiertas y ojitos iluminados!

Eugenia sabe gatear, pero eso no significa que lo ejercite demasiado… Su interés no esta en desplazarse por el suelo, sino por las alturas!, por eso cuando gatea es para llegar a algún punto de donde agarrarse y pararse… Y quien sabe si dar un pasito o dos.

Habla mucho, me llama claramente ma-ma y mi corazón se derrite de emoción cada vez que lo hace. Dice también pa-pa y Andres le da 300 besos cada vez que la oye para que quiera los besos y lo siga haciendo. Además a su extenso vocabulario se le suman agua y más! 

Grita de emoción, siempre!… porque al parecer siempre esta emocionada! Mueve las manitos rápidamente, por supuesto, también de emoción.

Le gustan los instrumentos musicales, hacer sonar cosas, golpear lo que sea para que suene… Y ya comienza a disfrutar por su cuenta la clase de música de los jueves.

Hay que cambiarle el pañal rápido porque no le gusta nadita eso de estar acostada y que el mundo siga su ritmo y ella se lo este perdiendo… 

Le encanta bañarse, ahora más que la baño junto a Andres Ignacio, los dos en la bañera y ella chapotea y el se ríe y ella se ríe también!  

Come muchas cosas, pero no se vuelve loca por la comida, aunque debo confesar que es mi culpa porque todavía le doy mucha tetica… Y ella claramente prefiere la tetica!

Duerme malísimo a menos que sea en el coche, bien arropada y con frio afuera… Lástima que las noches ese no sea el escenario más común! 

No llora mucho, pero cuando lo hace viene del alma: lo sabemos por el volumen al que llega y la cara de drama que pone!

Hace poco comenzó a aplaudir y señalar y si tenemos corremos con suerte dice adiós con la manito!

Hoy fue su cita de chequeo en el Pediatra, le sacaron sangre y no lloró cuando la pincharon… Es una niña muy valiente o simplemente se ha caído tanto y se ha dado tantos golpes que se esta volviendo inmune al dolor. 

Publicado el 7 de febrero de 2012

comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *